•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El gobierno de Panamá prohibió hoy el ingreso a las playas y ríos de la provincia caribeña de Colón y otros poblados por el fuerte oleaje y crecidas provocados por un frente frío que azota Centroamérica y afectado 1.303 viviendas.

El Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) dijo en un comunicado que la "bandera roja" implantada en la costa colonense busca evitar percances, por lo que instó a los pobladores "a no cometer actos imprudentes" que pongan en riesgo su vida y seguir la información oficial.

De acuerdo con una actualización de cifras del SINAPROC, tras las lluvias de anoche aumentaron a 1.303 las viviendas afectadas por la subida de las aguas en la provincia de Colón, acompañado a los oleajes, por lo que también está prohibido el zarpe de embarcaciones menores.

No se ha reportado heridos, pero se rescataron a 28 personas atrapadas en medio de las aguas desbordadas.

 

La llamada Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) que dirige el SINAPROC vigila las playas donde tradicionalmente se registra más asistencia de personas, pero insistió en que todo el litoral de Colón y los ríos que desembocan en esa región están bajo "bandera roja" hasta que pase el fenómeno meteorológico, se espera que esta semana.

Por otro lado, también la playa Boca del Drago, los ríos Punta Peña y El Silencio, de la provincia occidental panameña de Bocas del Toro, y el río Chucunaque, en la selva oriental del Darién, también están vedados a los bañistas por la misma condición de fuerte oleaje y crecidas.

El director del SINAPROC, José Donderis, reiteró en su último informe que se sigue trasladando ininterrumpidamente ayuda humanitaria a los damnificados, además de hacer un llamado a la calma a la población.