•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los panameños protestaron hoy masivamente contra la corrupción que, dijeron, carcome al país a todos los niveles y se manifiesta en casos tan diversos como los sobornos de Odebrecht o la muerte de una infante en una sala de urgencias de un hospital público.

"Estoy aquí porque estamos cansados, el Gobierno está dejando un país basura (...) hay gente que en el pasado luchó por un Panamá mejor, que sinceramente hoy en día, no lo estamos viendo", comentó a Acan-Efe Isenia Tejada, de 25 años, mientras se acercaba con una pancarta al lugar de la protesta, celebrada en unas escalinatas del emblemático paseo marítimo de la capital panameña.

La concentración se nutrió de miles de personas, convocadas a través de redes sociales por grupos civiles organizados, que respondieron al llamado este 9 de enero, que es día no laborable en Panamá en conmemoración de una gesta patriótica registrada hace 54 años, en la que murieron 21 personas en enfrentamientos con tropas de EE.UU. entonces apostadas en la antigua Zona del Canal.

"El 9 de enero la lucha sigue, no más impunidad", "estamos de luto, hoy 9 de enero somos víctimas de tanta corrupción", se podía leer en pancartas.

La protesta transcurrió en medio de consignas contra los jueces de la Corte Suprema de Justicia y la fiscal general, Kenia Porcell, muy criticados por su papel en los casos de corrupción de alto perfil que han sacudido a este país en los últimos años.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, declaró una guerra contra la corrupción apenas tomar el poder, en julio de 2014, y decenas de exfuncionarios del gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), incluido el propio expresidente, son actualmente procesados por la Justicia.

Martinelli está preso en EE.UU. desde junio pasado a raíz de un pedido de extradición de Panamá por un caso de escuchas ilegales.

Una parte de la ciudadanía siente que la Justicia panameña actúa mal al permitir acuerdos de pena, un mecanismo previsto en la ley y al que han apelado empresarios, exfuncionarios y de ex altos cargos de Odebrecht.

"Se necesita mano dura, que la Justicia castigue la corrupción con penas severas, no esto de país por cárcel, los acuerdos de pena...", comentó a Acan-Efe Iris de Acevedo, una joven madre que acudió a la protesta con su pequeño hijo, y que aseveró que las nuevas generaciones necesitan un "buen ejemplo de que las cosas se ganan de manera justa y decente".

En la manifestación también se criticó a la Justicia por no hacer caso a las voces que piden investigar a Varela quien admitió que, durante su campaña a la Vicepresidencia en el 2009, recibió a través de terceras personas fondos procedentes de la constructora brasileña.

"Varela ladrón renuncia", "El poder del pueblo es más fuerte que las personas en el poder", decían algunas de las pancartas de los manifestantes, mientras a través de megáfono se oían consignas contra los políticos enquistados en el Estado y quejas contra la inseguridad y la delincuencia.

Pero más allá de los casos de alto perfil y mediáticos, los panameños sienten que son víctimas de la corrupción en otros niveles, como el caso de la señora Elzebir Montenegro, cuya hija de 7 años murió en abril pasado en el cuarto de urgencias de un hospital del seguro social supuestamente por mala atención médica.

"Nos sentimos víctimas de la corrupción. Nuestra hija murió víctima de la mala atención en los cuartos de urgencia. La corrupción trae toda estas cosas: deficiencia en los cuartos de urgencias, médicos que no tienen la capacidad de atender a un niño", dijo Montenegro a Acan-Efe.

Visiblemente afectada, Montenegro, que portaba una pancarta con la foto de su hija, denunció que a "más de 8 meses" de la tragedia "los médicos que la atendieron no han sido siquiera entrevistados, entonces somos víctimas de la injusticia".

Para la jubilada Gema de Stemberg, la corrupción "se ha robado millones (de dólares) que son del pueblo y que se hubieran invertido en agua, en salud, en todas las necesidades que hay en este país".

"Aquí hay corrupción a todos los niveles, tristemente, y el peor ejemplo lo dan los gobernantes que tienen los millones en sus manos y se aprovechan. Yo soy jubilada pero sigo luchando por este país", aseguró.