•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos (CCPDH) lamentó hoy la violencia y el excesivo uso de la fuerza ejercida por las autoridades contra los manifestantes en Honduras durante la crisis postelectoral, e instó a investigar la muerte de una treintena de personas.

El CCPDH, que preside el defensor del pueblo de Panamá, Alfredo Castillero, "lamenta y rechaza" la violencia delincuencial y la "represión gubernamental desproporcionada en Honduras", según un comunicado divulgado en Tegucigalpa por el estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en el país (Conadeh).

Los procuradores centroamericanos también piden una investigación "pronta, debida y diligentemente" de esos hechos registrados en Honduras después de las elecciones generales del 26 de noviembre y que se "deduzcan las responsabilidades".

Además, lamentan que la crisis ha desencadenado en "muertes y lesiones de manifestantes y de funcionarios encargados de aplicar la ley, así como de los obstáculos y agravios al goce y ejercicio de los derechos humanos de terceras personas".

La crisis postelectoral surgió después de que el 29 de noviembre el candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, denunció un presunto fraude electoral en su contra.

Nasralla no reconoce el triunfo que obtuvo el presidente actual, Juan Orlando Hernández, y asegura que él es el ganador de los comicios y que las protestas continuarán hasta que el gobernante renuncie al cargo.

El CCPDH instó a las autoridades hondureñas a "reafirmar el Estado democrático de Derecho" a través de "actuaciones apegadas a su obligación de proteger y respetar" los derechos de la población, y "mediando para conciliar el respeto del derecho de manifestación pacífica con los derechos humanos de todas las personas".

Además, ejercer "acciones propias en defensa" de los actos violentos registrados en el periodo postelectoral, e investigar la muerte de al menos 31 personas, según denuncia del Conadeh. El organismo hondureño indicó a finales de diciembre pasado en su segundo informe sobre la crisis que ha recibido e investigado 81 quejas relacionadas con fallecimientos, lesionados y otros hechos derivados de los acontecimientos después de las elecciones.

Los procuradores centroamericanos destacaron el "papel independiente" del Conadeh en su lucha por "prevenir" las violaciones de los derechos humanos de los hondureños promoviendo el "diálogo democrático y pacífico".

Enfatizaron que seguirán "dando seguimiento" a la crisis postelectoral hondureña y "apoyando sostenidamente" el desempeño del Conadeh conducente a "fomentar la unidad y cohesión social por la paz, la democracia, el desarrollo y la libertad".

El CCPDH hizo un llamamiento a los gobiernos centroamericanos para que "respalden y respeten la independencia y plena autonomía funcional" de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos.

Una copia del comunicado del CCPDH fue enviado a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO), señaló el Conadeh.