•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Con la reciente adopción del Plan de Uso Publico (PUP) del Parque Nacional de Coiba, en Panamá -que promueve actividades turísticas y científicas- activistas pidieron hoy al Ministerio de Ambiente que tomen medidas para que esas acciones no se conviertan en una amenaza más para la zona protegida.

Ubicado en el Pacífico panameño y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2005, Coiba mantiene afectaciones por la pesca legal e ilegal, lo cual la zona marina en estos momentos no está siendo sostenible, dijo a Acan-Efe la representante legal del Centro de incidencia Ambiental, Luisa Araúz.

"El principal valor de Coiba es su ecosistema, el sitio está gravemente afectado por la pesca y si se introduce una cantidad de visitantes sin tomar las medidas correctivas, no podemos garantizar que el turismo verde sea realmente sostenible, sino que se va a convertir en otra amenaza para el parque", advirtió la activista.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn) declaró en un informe en el 2016 que la joya ecológica muestra afectaciones en su componente marino por la pesca no sostenible en el área.

Araúz sostuvo que organismos han realizado investigaciones que constatan un declive en la fauna marina, principalmente en especies de peces, langostas y pulpos, a causa de la pesca insostenible; la situación contrasta con la Isla del Coco en Costa Rica y Galápagos en Ecuador que mantienen regulaciones pesqueras más estrictas.

"Nos preocupa que esta combinación de factores, tanto la pesca como incremento de visitantes al área, al final logre que Coiba pierda todo su valor natural y sea incluida en Lista del Patrimonio Mundial en Peligro de la Unesco", señaló la abogada.

La gerente de Incidencia Política de la Fundación Mar Viva de Panamá, Tania Arosemena, expresó a Acan-Efe que aún está pendiente de aprobación la reglamentación de las actividades productivas dentro de la zona especial de protección marina del Parque Coiba.

La reunión de la Comisión para el Manejo Sostenible de la Pesca en la Zona Especial de Protección Marina, a la que pertenece Mar Viva, será el 25 de enero en la que debatirán la adopción del Plan Pesquero de la Zona Especial de Protección Marina.

Arosemena comentó que el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) está cumpliendo con el programa de remoción de semovientes (animales domésticos) que fueron dejados años atrás cuando aún estaba en funcionamiento la Colonia Penal de Coiba, que cerró en el 2004.

"Hubo semovientes que cambiaron un poco la vegetación en la isla, pero al final de alguna forma la Cárcel conservó el sitio, ahora para proteger la zona se solicitó removerlos para cumplir con los requisitos de la Unesco.

El Estado panameño deberá entregar el próximo 1 de febrero un informe del PUP a la Unesco, pero organizaciones ambientalistas alegan que este debe contar con recomendaciones dadas previamente antes de que MiAmbiente diera su aprobación.

Coiba está ubicado al sur de la provincia de Veraguas, ocupa un total de 270,125 hectáreas de extensión, 216,000 de ellas son áreas marinas y por su riqueza fue declarado Parque Nacional en 1991 y Patrimonio de la Humanidad por parte la Unesco en 2005.

El territorio protegido es uno de los más visitados en el país por turistas y científicos por su gran variedad de peces, moluscos y crustáceos, y una espectacular riqueza arbórea de bosque primario y de flores todavía por investigar, además de especies endémicas y en peligro de extinción, sobre todo, aves y pequeños mamíferos.