•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El cabo de la Policía Nacional Civil (PNC) Jesús Arriaga Cazún fue asesinado hoy en El Salvador "en horas del mediodía" en el departamento de Ahuachapán, donde se produjo el primer homicidio de un agente del cuerpo de seguridad desde que se inició el 2018.

Efectivos de la corporación se encuentran en el lugar del suceso realizando la investigación para conocer los detalles del asesinato de Arriaga, que hasta el momento no fueron brindados.

El número total de asesinatos de los miembros de los cuerpos de seguridad de El Salvador se incrementó un 2,9 % durante el 2017, respecto al 2016, según informó recientemente el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto.

El jefe policial señaló que en el 2017 fueron asesinados 70 miembros de estas fuerzas estatales, de los que 46 eran de la Policía y 24 del Ejército, frente a los 68 computados en 2016.

​La mayoría de estos homicidios se dieron cuando los policías y soldados se encontraban de licencia y cuyas muertes son atribuidas principalmente a las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha (MS13).

Cotto añadió que al menos 21 de los crímenes "se han resuelto" y por los que 60 personas guardan prisión, mientras que las investigaciones por otros 10 homicidios de agentes "están por finalizar en los próximos días".

El número de estos funcionarios asesinados hasta mediados del 2017 era significativamente inferior a los computados durante 2016, pero a mediados de junio las pandillas arreciaron los ataques hasta llevarlos a niveles superiores.

Las autoridades de Seguridad han señalado en diversas ocasiones que con los ataques contra los miembros de los cuerpos de seguridad, las pandillas buscan presionar al Gobierno para obtener beneficios carcelarios similares a los dados durante un armisticio entre estas bandas, que tuvo lugar entre el 2012 y 2014 y fue apoyado por el Ejecutivo.

Las secuelas de la violencia que vive el país a manos de estas bandas, los ataques que sufren sus compañeros y otros problemas personales han llevado a dar atención psicológica al menos a 15.724 de los 23.302 miembros de la Policía.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por sus tasas de homicidios de 103, 81,7 y 60 por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente.