•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los países americanos negocian en la OEA cómo abordar la crisis postelectoral en Honduras ante la petición del secretario general, Luis Almagro, de aprobar un informe que denuncia graves irregularidades y no reconoce ningún vencedor.

Almagro ha solicitado a la Presidencia del Consejo Permanente, que ostenta Chile hasta marzo, incluir la presentación del informe final de la Misión de Observación Electoral de la OEA (MOE) en Honduras en la primera reunión que celebre el organismo este año.

La MOE, uno de los programas de más prestigio de la OEA, señala en ese documento que hubo "irregularidades, errores y problemas sistémicos antes, durante y después" de los comicios hondureños del pasado 26 de noviembre, lo que unido al "estrecho margen de los resultados" le impide "tener certeza" sobre el ganador.

Según la autoridad electoral hondureña, el presidente Juan Orlando Hernández ganó las elecciones con el 42,95 % de los votos, frente al 41,42 % obtenido por el candidato izquierdista Salvador Nasralla. La oposición de Honduras quiere impedir que Juan Orlando Hernández, actual presidente del país, asuma su segundo mandato.

Como la MOE, la observación electoral de referencia en la región, no avala esos resultados -algo que tampoco hizo la de la Unión Europea-, Almagro pide que se repitan las elecciones, pero varios países de la región, entre ellos Estados Unidos, México y Colombia, han aplaudido el triunfo de Hernández.

El 22 de diciembre, Almagro envió un aviso a estas naciones y a las que han seguido el mismo camino: "desconocer los informes de la Misión de Observación Electoral genera un antecedente peligroso de cara a un nutrido año electoral en 2018".

En 2018 están previstos comicios presidenciales en Costa Rica, Paraguay, Colombia, México, Brasil y Venezuela, así como elecciones generales en varios países del Caribe.

Habrá también elecciones legislativas y municipales en El Salvador, legislativas y presidenciales en Colombia y municipales y regionales en Perú, además de posibles consultas en varias naciones.

Ante este panorama, Almagro pide que los países que participan en la OEA -todos los americanos menos Cuba- incluyan la presentación del informe en la primera reunión que celebren este año "con el objetivo de ponerlo a consideración de los Estados miembros y su posterior aprobación dada la importancia del tema". Manifestantes se enfrentan a la policía en Honduras.

Ese es el redactado de la carta que envió el pasado 5 de enero al presidente de turno Consejo Permanente, el embajador chileno Juan Aníbal Barría, quien ha hecho consultas con el resto de representantes al respecto en los últimos días, según explicaron a Efe fuentes de varias delegaciones.

Normalmente las presentaciones de informes electorales no son algo polémico en la OEA porque el Consejo Permanente se limita a "tomar nota" y pasar a otro tema, pero en esta ocasión Almagro exige que los países se posicionen sobre un documento que contradice lo que han expresado sobre los comicios numerosas cancillerías.

Los embajadores, incluso los de países que consideran que hubo "fraude" y no reconocen a Hernández, como Bolivia y Venezuela, no han mostrado interés por atender el pedido de Almagro y prefieren "hacerlo como siempre", es decir, limitarse a "tomar nota del informe" sin posicionarse, según explicaron a Efe varias fuentes presentes en las negociaciones.

"No quieren sentar el precedente de que los informes tengan que votarse, porque en otra ocasión puede tocarle a ellos", señaló a Efe una fuente diplomática conocedora de los entresijos de la OEA.El expresidente hondureño Manuel Zelaya, coordinador general de la Alianza de Oposición.

Almagro pidió que se abordara el informe en una reunión del Consejo esta próxima semana, pero la delegación chilena confirmó a Efe que no habrá ningún consejo en ese periodo de tiempo.

Así, el primer Consejo Permanente del año aún no tiene fecha y el tema de Honduras podría quedar aplazado hasta una reunión ordinaria en febrero, según indicaron a Efe fuentes de la negociación.

Para esa fecha, si se mantiene lo que está previsto, Hernández ya habrá tomado posesión como presidente.

Esa ceremonia está planeada para el próximo 27 de enero, así como la configuración del nuevo Parlamento, aunque el opositor Nasralla, que sigue denunciando que ha sido víctima de un fraude, llamó el viernes a los ciudadanos en una protesta a impedirlo.