•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El candidato del izquierdista Partido Frente Amplio, Edgardo Araya, solicitó hoy en una carta al papa Francisco que interceda ante la crispación social que hay en Costa Rica por el matrimonio igualitario y la "inexistente" ideología de género.

El aspirante presidencial indicó en la carta enviada al Vaticano con copia a la Nunciatura Costarricense que está "preocupado" por la división social provocada por grupos fundamentalistas y la llamada "ideología de género", que en su opinión es "una falacia creada por extremistas religiosos y conservadores que pretenden crispar a la población e inculcar miedo a sus seguidores".

Estas declaraciones se dan luego de las opiniones a favor y en contra sobre la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), organismo internacional que afirmó que el Estado costarricense debe tutelar derechos humanos de la población LGBTI, entre ellos el matrimonio homosexual y la identidad de género.

Araya explicó que es urgente tomar acciones para detener lo que puede llegar a convertirse en "violencia en la sociedad" y expresó su preocupación por "una creciente polarización sobre este cumplimiento efectivo de derechos fundamentales" en el país.

"Debido en gran medida a la oposición de sectores fundamentalistas que, mal llamados cristianos, consideran una amenaza el avance de los derechos humanos y, en pleno desarrollo de la campaña electoral, han utilizado banderas de odio e intolerancia contra ese avance", escribió Araya en la carta.

Según el candidato izquierdista, es trascendental que las "voces de odio y división social se conviertan en expresiones de amor y convivencia y el papa Francisco puede ayudar a que se concrete la armonía social necesaria en el país".

Tras la opinión de la CorteIDH, algunos candidatos presidenciales han expresado su posición en contra. El aspirante de Alianza Demócrata Cristiana, Mario Redondo, acusó al Tribunal internacional de "violar la soberanía costarricense" y aseguró que no va a aceptar que desde afuera vengan a imponer una agenda contraria a la familia.

Por su parte el candidato del partido evangélico conservador Restauración Nacional, Fabricio Alvarado, ha manifestado que el criterio es una "intromisión a la soberanía del país que se rige por leyes" y anunció que en un Gobierno suyo desconocería a la CorteIDH.

En Costa Rica no está avalado el matrimonio homosexual e iniciativas para legalizar las uniones de hecho de las parejas del mismo sexo están estancadas en el Congreso desde hace años.

El país sí ha mostrado algunos avances como el aseguramiento de este tipo de parejas en la Caja Costarricense del Seguro Social.

El Gobierno de Costa Rica, que solicitó en 2016 la opinión consultiva a la CorteIDH, celebró su publicación la semana pasada y la calificó como un triunfo de los derechos humanos.

De inmediato, el Gobierno notificó a los poderes del Estado el criterio de la Corte para que analicen sus alcances y determinan las vías para aplicarlo.

El Registro Civil conformó una comisión que deberá emitir un criterio en los próximos días, mientras ya hay parejas del mismo sexo que han anunciado su matrimonio y personas que han solicitado el cambio de nombre de acuerdo a su identidad de género.