•   San salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un centenar de agentes de la Policía de El Salvador serán capacitados en prevención de la violencia hacia niños y adolescentes, con el fin de contribuir a erradicar esta problemática, informó hoy el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia de la Niñez y Adolescencia (UNICEF).

Estas capacitaciones serán brindadas gracias a una carta de entendimiento firmada este jueves por autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC), de UNICEF, del Instituto Salvadoreño para la el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA) y de la Fundación Educación y Cooperación (EDUCO).

La iniciativa es parte del programa "También soy persona" y luego que los agentes culminen su proceso de formación tendrán que reproducir lo aprendido a 1.000 familias salvadoreñas.

La directora del ISNA, Elda Tobar, indicó que el programa "También Soy Persona es una iniciativa para dar respuesta y prevenir las manifestaciones de violencia hacia la niñez dentro del hogar, especialmente en sus primeros años de vida".

Por su parte, la representante de UNICEF en El Salvador, Nadine Perrault, señaló que este acuerdo "representa una gran oportunidad para la transformación de las relaciones sociales y de los patrones culturales en El Salvador con respecto a la crianza afectiva y respetuosa de los niños en sus primeros años de vida, a partir de una mejor interacción de las personas adultas hacia ellos". La mayoría de los crímenes en El Salvador son atribuidos a pandillas y maras.

Señaló que estas acciones también buscan que el personal de la PNC aplique y promueva prácticas de crianza respetuosas y la creación de vínculos "funcionales" en las familias.

Agregó que "También Soy Persona" cuenta con una metodología que busca "fortalecer la responsabilidad y capacidades de las familias y personas cuidadoras en la atención de los niños, enriqueciendo sus prácticas diarias de cuidado".

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por sus tasas de homicidios de 103, 81,7 y 60 por cada 100.000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente. La mayoría de estos crímenes son atribuidos a las pandillas Barrio 18, Mara Salvatrucha (MS13), que Estados Unidos busca erradicar, y otras minoritarias.