•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Federación Alianza Evangélica Costarricense manifestó hoy que la orden del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de Costa Rica de prohibir influir a votantes en iglesias es "abusiva".

El presidente de la Federación, Juan Carlos Retana, manifestó en una conferencia de prensa que la labor que lleva a cabo la iglesia evangélica no es una "cuestión política, sino una defensa de los valores".

"Consideramos que la medida cautelar externada por el Tribunal Supremo de Elecciones es abusiva, violenta principios y derechos constitucionales como el derecho a la expresión, libertad de culto, de opinión, de asociación, igualdad, y otros más", expresó Retana.

El Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica (TSE) ordenó el miércoles que la Iglesia católica y la evangélica deben abstenerse de difundir manifiestos que directa o implícitamente representen un llamado, apoyado en razones religiosas, a votar por ciertos partidos en las elecciones generales del próximo 4 de febrero.

El Tribunal Supremo de Elecciones en Costa Rica

Las iglesias deben "abstenerse de difundir manifiestos públicos que, directa o implícitamente, representen un llamado (apoyado en razones o símbolos religiosos) a votar por ciertos partidos o abstenerse de hacerlo por otros", indicó el TSE en una medida cautelar.

La orden es contra la Conferencia Episcopal y la Federación Alianza Evangélica Costarricense, tras la admisión para trámite de un amparo electoral presentado el 22 de enero ante el TSE por una persona no identificada.

La semana pasada ambos grupos religiosos firmaron un texto en el cual exponen su oposición al matrimonio entre parejas del mismo sexo, el aborto y la llamada ideología de género, y piden a los candidatos "no olvidar las convicciones cristianas".

"El Tribunal también ordena a estas dos organizaciones instruir a sus sacerdotes y pastores sobre la prohibición de utilizar el púlpito, sitios de oración o ceremonias litúrgicas para inducir el voto de sus feligreses", explica el TSE.

El artículo 28 de la Constitución Política de Costa Rica indica: "No se podrá hacer en forma alguna propaganda política por clérigos o seglares invocando motivos de religión o valiéndose, como medio, de creencias religiosas".

El próximo 4 de febrero 3,3 millones de personas están convocadas a las urnas para elegir al presidente y los 57 diputados para el periodo 2018-2022.