•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) de Honduras atribuyó hoy a simpatizantes del opositor Nasralla el derribo de dos nuevas torres del tendido eléctrico, con lo que ya ascienden a cinco las estructuras de conducción saboteadas en las últimas semanas.

El último hecho, el quinto que ocurre en lo que va de enero en el país, se registró este sábado en el departamento de Lempira, occidente del país, y ha producido la interrupción del servicio en esa región, según un escueto informe de la institución estatal.

"La ENEE informa que ha sido nuevamente víctima de sabotaje (...), este atentado presenta el mismo patrón delictivo a los otros cuatro acontecidos", indicó la institución.

Más temprano, el gerente de la ENEE, Jesús Mejía, declaró a periodistas que otra torre del tendido eléctrico fue derribada anoche en el departamento central de Comayagua.

La institución ha sido "objeto de un nuevo acto terrorista", subrayó el funcionario, quien atribuyó el hecho a simpatizantes de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que dirige Salvador Nasralla, que no reconoce los resultados de las elecciones generales del 26 de noviembre de 2017.

Nasralla, quien denunció un fraude electoral en los comicios, ha asegurado que el ganador de la Presidencia de Honduras fue él, no el actual mandatario, Juan Orlando Hernández, quien juró hoy su segundo mandato.

Según la ENEE, las personas que cometieron el hecho derribaron "otra torre de doble línea de transmisión y más grande" que suministra el fluido a varias zonas de Comayagua, afectando a su principal ciudad, Siguatepeque.

Con estas dos suman cinco las torres del tendido eléctrico derribadas este mes en el centroamericano, con unas pérdidas para la compañía eléctrica que superan los 100.000 dólares, según las autoridades.

La ENEE denunció el 21 de este mes el derribo de una torre en el sector de El Progreso, departamento de Yoro, norte del país, donde fueron quitados los pernos de la estructura metálica.

Cuatro días después, "grupos que están llamando a la insurrección" derribaron dos torres más del tendido eléctrico que dejó sin electricidad al oriental departamento de Olancho, el más grande del país.

"Esto es lamentable porque afecta a miles de hondureños", subrayó el gerente de la ENEE, quien instó a la población a denunciar a las personas que saboteen las estructuras de conducción de energía.

Las denuncias se pueden hacer a través del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911.