•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En la variopinta oferta de las elecciones de Costa Rica, que se celebran el próximo domingo, 13 candidatos disputan la presidencia, aunque cuatro de ellos aparecen con opciones de llegar a una segunda ronda, según las encuestas de opinión. Si ningún candidato alcanza al menos el 40% de los votos, habrá una segunda vuelta entre los dos más votados el 1 de abril.

Los siguientes son los perfiles de los cuatro candidatos presidenciales que aparecen mejor posicionados en las encuestas divulgadas las últimas semanas, y que tienen opciones de disputar la segunda ronda: Fabricio Alvarado, Antonio Álvarez, Juan Diego Castro y Rodolfo Piza.

Fabricio Alvarado

Durante sus prédicas en iglesias pentecostales, Fabricio Alvarado recuerda su pasado de "pecador" cuando iba a bares a cantar karaoke y bailar, pero pensaba que "estaba bien con Dios" porque iba a misa católica.

Años después, este periodista de 43 años, casado y con dos hijas, dejó el catolicismo, abandonó su carrera de reportero de sucesos en un canal de televisión y se reinventó como predicador evangélico.

Su don de la palabra y su habilidad para cantar y tocar guitarra le abrieron las puertas a una carrera de cantante de música cristiana y de predicador, al tiempo que incursionó en la política con el partido evangélico Restauración Nacional, por el cual se eligió diputado en las elecciones de 2014.

El candidato Fabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional (PRN)./EFE

Se postuló a la presidencial en las elecciones de 2018, una candidatura que parecía tener pocas pretensiones, más allá de generar apoyo a los aspirantes a diputados de su partido.

Sin embargo, todo cambió luego de que el 9 de enero pasado la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) emitió una opinión a favor del matrimonio homosexual, una decisión vinculante para Costa Rica. Varios aspirantes presidenciales se pronunciaron entonces contra la decisión, pero Alvarado dio un paso adicional: anunció que retiraría al país de ese tribunal internacional.

Su anuncio disparó su posición en las encuestas de intención de voto, hasta aparecer con opciones de ganar la contienda.

Antonio Álvarez Desanti

Con un pasado como ministro de Gobernación y de Agricultura y dos períodos como diputado, Antonio Álvarez Desanti es el aspirante presidencial con mayor trayectoria política en las actuales elecciones.

Miembro desde su juventud del Partido Liberación Nacional (PLN), el más tradicional del país, Álvarez, de 59 años, ha centrado su campaña en su experiencia como dirigente político y como empresario.

El candidato Antonio Álvarez Desanti, del Partido Liberación Nacional (PLN)./EFE

Abogado, casado y con dos hijas y una nieta, Álvarez ha sido criticado por su disposición a cambiar de postura, e incluso de partido, cuando le resulta conveniente.

En las elecciones de 2006 rompió con el PLN, al que acusó de corrupto, y lanzó una candidatura presidencial independiente que fracasó en las urnas. Poco después regresó al PLN.

En 2015, siendo diputado, Álvarez apoyó a una pareja de lesbianas que se casaron gracias a un error de registro, pero rechazó el matrimonio homosexual cuando la opinión de la CorteIDH despertó una ola de conservadurismo en Costa Rica.

Juan Diego Castro

Abogado penalista de hablar pausado pero enérgico, Juan Diego Castro, de 62 años, se presenta al electorado como un "outsider" de la política, pese a que fungió como ministro de Seguridad y de Justicia en el período 1994-1998.

Al inicio de su campaña aparecía en público con una escoba, símbolo de su intención de barrer la corrupción y el crimen, y ese discurso de mano dura le permitió surgir en las encuestas pese a estar postulado por el diminuto Partido Integración Nacional.

Juan Diego Castro del Partido Integración Nacional.

Como ministro de Seguridad demostró su estilo autoritario, cuando envió a un contingente policial a rodear la Asamblea Legislativa (congreso) después de que ésta aprobó un presupuesto menor al que había pedido. Esta acción motivó un voto de censura en su contra.

En la actual campaña ha mantenido un enfrentamiento constante con los medios de comunicación, particularmente el diario La Nación, y ha bloqueado de su cuenta de Twitter a los comunicadores que lo critican.

Roolfo Piza

El abogado Rodolfo Piza despertó el entusiasmo de los seguidores de su Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) de volver a la presidencia por primera vez, desde que en 2004 dos expresidentes de esa agrupación fueron presos por sendos escándalos de corrupción.

Hijo del magistrado de la Corte Suprema Rodolfo Piza Escalante, el aspirante del PUSC, de 59, años ha ocupado pocos cargos públicos. Fue presidente de la Caja Costarricense del Seguro Social, responsable de los hospitales públicos y el mayor sistema de jubilaciones del país, y en 2012 integró una junta de notables sobre gobernabilidad democrática.

De alta estatura y talante bonachón, Piza dice ser un arquitecto frustrado y seguidor del cantante español Joaquín Sabina, a quien ocasionalmente cita en entrevistas.

Casado y con tres hijos, Piza se postuló por primera vez como candidato presidencial del PUSC para las elecciones de 2014, pero perdió las primarias ante el médico Rodolfo Hernández. Cuando éste renunció a la candidatura, Piza lo sustituyó en el cierre de la contienda, pero no llegó a la segunda ronda.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus