•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una masa de electores indecisos cada vez más críticos, sin afinidad a un partido específico y que meditan su voto hasta última hora, es el escenario que precede a las elecciones del próximo domingo en Costa Rica y confirma la posibilidad de una segunda vuelta en abril próximo.

La última encuesta del prestigioso Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la estatal Universidad de Costa Rica, publicada hoy, indica que entre los que están decididos a votar hay un 36,5 por ciento de personas aún no sabe por quién lo hará y son determinantes en la elección.

Simpatizantes del Partido Liberación Nacional (PLN). Foto: EFE/END

El aspirante del evangélico y conservador Partido Restauración Nacional, Fabricio Alvarado, se mantienen en la primera casilla con un 16,9 por ciento de apoyo, sin variación en comparación con la encuesta de una semana antes tras su meteórico ascenso por su dura posición contra el matrimonio homosexual y su defensa de la familia tradicional.

En segundo lugar es ubica el empresario Antonio Álvarez, del Partido Liberación Nacional con 12,4 por ciento, y en tercero el oficialista Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana con 10,6 por ciento, quien fue el que en esta encuesta revelada este miércoles registró una importante subida de 4,6 puntos en una semana.

Con un desplome de casi 10 puntos se encuentra el polémico abogado Juan Diego Castro, del Partido Integración Nacional, con 8,6 por ciento de apoyo, y estancado en 8 por ciento está el aspirante del Partido Unidad Social Cristiana, Rodolfo Piza.

Atrás de ellos, aparecen los restantes ocho candidatos en contienda. Según el calendario electoral, hoy es el último día para que los candidatos paguen anuncios en los medios de comunicación y para que se publiquen encuestas, pues a partir de este jueves rige una "tregua electoral" para que los ciudadanos mediten su voto.

Simpatizantes del candidato presidencial del partido Unidad Social Cristiana (PUSC). Foto: EFE/END

El presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Luis Antonio Sobrado, analizó este miércoles la elevada cifra de indecisos que muestra la encuesta y la atribuyó a un cambio en las características de los electores en comparación con procesos anteriores.

"Tenemos un elector cada vez más crítico que no se casa con un color político. Es un elector que no entrega fácilmente su voto", declaró Sobrado en una entrevista con el Canal 7 de la televisión local.

Y eso es lo que se ha observado a lo largo de la campaña política, pues recorrer las calles del país es casi como hacerlo en cualquier época del año.

Un ambiente electoral frío y pocos signos externos.

Los vallas publicitarias en ciertas carreteras importantes y alguna que otra bandera en un vehículo o alguna casa, indican que el país se encuentra en carrera electoral.

El presidente el TSE destacó que Costa Rica es la democracia "más longeva y estable de América Latina" y que debe acostumbrarse a la etapa multipartidista que vive actualmente.

"En un escenario multipartidista la regla es la segunda vuelta y la excepción es que se resuelva en una primera. Estamos absolutamente preparados para ese escenario", afirmó Sobrado.

Evento de campaña del candidato presidencial Carlos Alvarado del Partido Acción Ciudadana. Foto: EFE/END

El candidato oficialista, Carlos Alvarado, dijo a Acan-Efe que la encuesta publicada este miércoles "señala que la tendencia nuestra es hacia la alza", y aseguró que "no bajamos la guardia" para seguir dando a conocer su propuesta "centroprogresista".

"Seguimos trabajando, seguimos pidiendo a la gente convencer a más personas de por qué seguimos siendo la mejor opción", declaró Alvarado.

El evangélico Fabricio Alvarado dijo a través de sus redes sociales que se siente "cada vez más firme en el primer lugar", y enfatizó en que su equipo de trabajo tiene "los valores y principios para gobernar".

El empresario Álvarez Desanti minimizó los datos de la encuesta, afirmó que "no es cierto que 4 de cada 10 costarricenses no sabe por quién votar" y que muchos lo que hacen es reservarse para sí mismos su decisión.

El escenario que muestran las encuestas es el de una masa de indecisos que será clave para determinar al ganador el próximo domingo o a los dos aspirantes que irían a una segunda vuelta el 1 de abril.

Según los sondeos, ninguno de los aspirantes siquiera está cerca de alcanzar el 40 por ciento de apoyo necesario para ganar en primera ronda el próximo domingo, día en que 3,3 millones de costarricenses están llamados a las urnas.