•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Costa Rica espera que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) defina mañana por fin los límites marítimos con Nicaragua, así como el monto de la indemnización por daños ambientales cometidos en territorio costarricense, para que ambos países puedan avanzar en sus relaciones.

El canciller costarricense, Manuel González, dijo hoy a Efe que el equipo jurídico ha realizado un trabajo serio ante la CIJ, que Costa Rica respetará la decisión de la Corte y que espera que Nicaragua haga lo mismo.

"Este tipo de casos no es de ganar y perder o de blanco y negro. La realidad es que hay que definir el límite y eso es lo que se está pidiendo. Es un reclamo legítimo a una situación que a ambos países conviene que se defina", expresó el ministro.

Costa Rica interpuso esta demanda en 2013 porque Nicaragua estaba ofreciendo a empresas internacionales bloques marítimos para la exploración y explotación petrolera, en zonas que considera son costarricenses, tanto en el Caribe como en el Pacífico.

El canciller afirmó que en el Pacífico debería ser más sencillo para la Corte establecer la línea limítrofe, pues es un asunto que solo involucra a ambos países y porque ya hay un punto de partida de la frontera establecido en tierra desde 2003: el punto medio de la boca de Bahía Salinas.

En el Caribe hay un escenario más complejo, comentó el canciller, debido a que Costa Rica y Nicaragua difieren en cuanto a la ubicación del punto de la frontera terrestre desde donde debe partir la línea divisoria hacia el mar.

A esto se suma que la Corte debe tomar en cuenta los límites con otros países en el Caribe como Colombia, Honduras y Panamá, así como tratados internacionales y laudos.

Carlos Argüello (espalda), representante de Nicaragua ante la CIJ. Archivo / END."Estas sentencias son definitivas e inapelables. Costa Rica la aceptará y será respetuosa, y aspiramos a que Nicaragua haga lo mismo. Si los bloques o parte de ellos estaban metidos en territorio marítimo costarricense, Nicaragua deberá hacer los ajustes necesarios", afirmó González.

En esta sentencia la Corte también se pronunciará acerca de una demanda de Costa Rica por la colocación de un puesto militar nicaragüense en una playa en el Caribe, que el Gobierno costarricense afirma está en su territorio.

El otro fallo que emitirá mañana la Corte, con sede en La Haya, es sobre la indemnización de 6,7 millones de dólares que Costa Rica exige a Nicaragua por daños ambientales a Isla Portillos.

Esto deriva de la sentencia de 2015 en la que la CIJ determinó que Isla Portillos es costarricense y que Nicaragua causó daños ambientales en el lugar, incluido un humedal de importancia internacional, al abrir canales para unir al nicaragüense río San Juan con el mar Caribe.

"Este fallo tiene mucha importancia para el derecho internacional y especialmente en el campo ambiental, pues hay pocos fallos que han reconocido el derecho de compensación por daño ambiental", explicó el canciller González.

La Corte dio en el 2016 un año a ambos países para acordar la indemnización, pero Nicaragua no respondió al reclamo de 6,7 millones hecho por Costa Rica y basado en estudios técnicos de la Fundación Neotrópica.

"Hubiéramos deseado llegar a un entendimiento y ahorrarnos dos años más de esta situación y de gastos para ambos países", comentó González.

El ministro dijo que Costa Rica y Nicaragua serán siempre países vecinos y que les conviene resolver sus problemas para avanzar en diversas áreas de la relación bilateral como la migración, la educación, la salud, la seguridad, el comercio y la integración regional.

"Si Nicaragua actúa de buena fe y cumple, sobre todo con el pago, deberíamos estar en el inicio de una nueva etapa de mejores relaciones, más productivas. Pero esas relaciones deben estar fundadas en la generación de espacios de confianza, la cual está trastocada", declaró.