•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los constantes enfrentamientos armados entre las fuerzas estatales de seguridad y las pandillas en El Salvador han llevado al país a vivir un conflicto armado de “baja intensidad”, dijo ayer el ministro de la Defensa, David Munguía Payés.

Ayer durante un enfrentamiento con pandilla Barrio 18 perdió la vida un agente de policía y 8 resultaron heridos. También dos pandilleros murieron en el enfrentamiento.

“El actuar de la criminalidad ha sobrepasado la raya del área seguridad pública y estamos entrando en otro tipo de conflicto que nosotros llamamos de baja intensidad”, señaló el alto jefe militar en una conferencia de prensa.

Payés sostuvo que El Salvador enfrenta situaciones de seguridad que “no son ordinarias”, porque la Policía y el Ejército registran a diario enfrentamientos con las pandillas,  necesita y se necesita “otro tipo de medidas para enfrentarlas”.

“En ningún país del mundo la Policía tiene dos o tres enfrentamientos a diario con gente armada y nosotros sí los estamos teniendo acá”, acotó el militar, quien manifestó que el Ejército está listo para “cualquier misión” de apoyo que requiera la Policía.

Un agente muerto

Las declaraciones de Payés fueron en reacción a un ataque que sufrieron este viernes en una populosa zona de la capital por miembros de la pandilla Barrio 18 a la Revolucionarios y que se saldó con un agente muerto y otros ocho heridos, mientras que la respuesta de las autoridades ocasionó la muerte de dos de los atacantes.

El director de la Policía, Howard Cotto, evitó dar opinión sobre las palabras del jerarca castrense durante una rueda de prensa tras la reyerta y señaló que el tiroteo solo se puede catalogar como una “agresión armada ilegítima” por parte de las pandillas.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por sus altas tasas de muertes violentas de 103, 81.7 y 60 por cada 100,000 habitantes en 2015, 2016 y 2017, respectivamente.

En marzo de 2016, cuando el gobierno de Salvador Sánchez Cerén se embarcó en la ofensiva contra las pandillas, el mandatario sostuvo que “no queda otro camino” para combatir estas bandas que la “guerra”.