•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Al menos 26 supuestos integrantes de una red dedicada al robo, comercio y tráfico de drogas en Guatemala, entre ellos su líder y siete agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), fueron detenidos hoy durante más de 90 allanamientos que realizan las autoridades.

De acuerdo con la Policía y el Ministerio Público (MP), los líderes de la organización capturados son Marvin Estuardo Marroquín Samayoa, Juan Oswaldo Marroquín Hernández, Fermín Marroquín Hernández, Jairo Efraín Castillo y José Eduardo García Rodríguez.

Entre los detenidos también figuran los agentes policiales Marvin Ernesto Arroyo García, Carlos Daniel Quiñónez Barrera, Queivin Henry Miranda Alcalán, Ángel de Jesús Aguilar Castellanos, Saúl Pérez Corado, Vicente Pop y Pablo Enriquez Alvarado, y el exsubcomisario de la PNC Arístides Alexander Tobar Ramírez.

Según el Ministerio Público, en total han sido detenidas 26 personas durante los operativos en los departamentos de Guatemala, Escuintla, Rethaluleu, San Marcos, Sacatepéquez y El Progreso.

La secretaria de la institución, Mayra Veliz, explicó en rueda de prensa que con el apoyo de "malos elementos" de la Policía, la estructura denominada "Los Marroco" también se dedicaba a allanamientos ilegales para realizar robos de drogas y dinero, así como asesinatos.

Detalló que en el caso de robo de drogas, los líderes de la red contactaban a otras personas para, aparentemente, negociar la compra y con la ayuda de policías les daban seguimiento para hacer el "tumbe".

Uno de los casos se registró el 19 de mayo de 2017, cuando la banda coordinó con unos mexicanos la venta de 10 kilos de cocaína que fueron robados en un operativo policial.

Los allanamientos ilegales los hacían en vehículos oficiales y particulares, utilizando uniformes y chalecos de la Policía y órdenes judiciales falsas, para robar drogas y dinero de los inmuebles.

Durante las operaciones de hoy se incautaron 16 armas de fuego, 8 vehículos, más de 200.000 quetzales (27.240 dólares) y uniformes similares a los de la Policía.

Esta institución acusa a los integrantes de esta red criminal de cometer los delitos de asociación ilícita, comercio, tráfico y almacenamiento ilícito, conspiración para el lavado de dinero u otros activos, robo agravado, allanamiento con agravación específica, asesinato, abuso de autoridad y revelación de secretos.

Este ha sido uno de los mayores operativos contra el tráfico de drogas que se ejecuta en Guatemala, donde el año pasado se decomisó una cifra récord de 13.659 kilos, que superaron los 12.818 kilos del 2016.