•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades suspendieron hoy la búsqueda de dos menores desaparecidos desde el 30 de enero al caer a un río en el norteño departamento de Quiché, indicó el director ejecutivo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala, Sergio García Cabañas.

Los niños, de 11 y 17 años, fueron buscados "por comunitarios e instituciones de respuesta como los bomberos", pero al ser ésta "infructuosa", queda "suspendida desde el día de hoy", mencionó el funcionario después de la reunión semanal de Gabinete de Gobierno.

Las desapariciones de los menores sucedieron en un temporal de lluvias que dejó 1.785 damnificadas, 5.868 evacuadas y 35.870 afectadas, "la mayoría por la crecida de los ríos".

Además, las lluvias dañaron 13 carreteras, de las cuales "el 60 por ciento ya se encuentran transitables y las otras están por quedar habilitadas, pues la maquinaria se encuentra limpiando los derrumbes pequeños".

Las lluvias en Guatemala han provocado una emergencia. Archivo/END

García Cabañas añadió que la institución que dirige enfrentó la semana pasada cuatro eventos "al mismo tiempo", pues además de las lluvias en el norte y oriente del país se le sumó la época de frío -se atendieron 9.000 personas-, 71 incendios forestales -todos sofocados- y la erupción del Volcán de Fuego que duró 20 horas.

Hasta el momento han repartido 203 toneladas de alimentos en los albergues instalados a nivel nacional, dispuestos para las personas durante la época de frío, y otras 43 toneladas para los afectados por las lluvias.

"Aún tenemos 200 toneladas de alimentos para poder paliar cualquier situación en el año", comentó García Cabañas.

El 50 por ciento de las emergencias en la última semana han ocurrido en el departamento de Izabal, mientras que las brigadas se encuentran evaluando los daños en comunidades de Chisec y Raxruhá (Alta Verapaz) por el desborde de los ríos Chixoy y San Simón, respectivamente.

El invierno de 2017, el más intenso de los últimos 25 años según las autoridades guatemaltecas, dejó 31 muertos y más de 420.000 damnificados, además de 39.137 personas afectadas y 9.129 evacuadas, de acuerdo a datos de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres.