•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Unos 2.800 trabajadores de la empresa Chiquita Honduras cumplieron hoy 45 días en paro en el norte del país exigiendo que les restablezcan un plan de asistencia médica que incluye trece especialidades en su contrato colectivo.

El paro, que inició a finales de diciembre de 2016, afecta la economía del país porque se han dejado de exportar unos 30 millones de dólares, dijo a periodistas el productor independiente Héctor Castro.

La protesta incluye diez fincas bananeras en los departamentos de Cortés y Yoro, donde se cultivan unas 13.500 hectáreas de la fruta, cuyo principal mercado es Estados Unidos.

Castro señaló además que la protesta está causando pérdidas locales porque se está dejando de consumir el banano que por su tamaño no califica para ser exportado.

Ese banano se consume, principalmente en el norte del país como un alimento básico ya sea cocido o frito, como sustituto de la tortilla de maíz, o maduro como fruta tropical, indicó Castro.

Según los trabajadores que protestan, la empresa, que opera con capital brasileño, violó en diciembre pasado una cláusula del contrato colectivo referente a la atención médica en el hospital más cercano al centro de labores de los obreros.

Durante muchos años los obreros de la bananera han recibido asistencia médica en el hospital del municipio de La Lima, que les resulta más cercano a las fincas bananeras, pero según la denuncia de los trabajadores, ahora los remiten a San Pedro Sula y la calidad del servicio sería deficiente.

Hasta ahora la mediación del ministro de Trabajo Carlos Madero, con dirigentes del sindicato de trabajadores del sector no ha podido resolver el problema, mientras la empresa sigue manteniendo su oposición de que algunas especialidades médicas deber ser atendidas en un centro médico de San Pedro Sula.

La exportación de banano le genera a Honduras alrededor de 500 millones de dólares al año.