•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Los restos de madera de lo que al parecer es un antiguo barco, que emergieron el fin de semana pasado en una playa de Manzanillo en Costa Rica, serán investigados para determinar si corresponden al barco maderero Daisy Gray.

La organización Centro Comunitario de Buceo Embajadores y Embajadoras del Mar indicó hoy en un comunicado que podría tratarse del casco del barco Daisy Gray, construido en 1936 y dejado a la deriva por su tripulación en 1954 cuando viajaba entre Honduras y Cuba.

La buceadora arqueóloga Gloriana Brenes detectó partes del naufragio el año pasado en la expedición "Encontrando el Daisy Gray".

El Centro urgió a las autoridades del país a cuidar este hallazgo, pues en la zona han comenzado a circular historias de que podría tratarse de un barco pirata o mercante de unos 500 años de antigüedad.

La policía mantiene resguardado el sitio en la provincia de Limón (Caribe) porque al parecer algunas personas intentaron cortar pedazos del barco.

Los restos que se encuentran en la arena de la playa corresponden a un costado del casco de la parte delantera, miden 12 metros y tiene seis vigas de 20 por 12 pulgadas.

Los clavos que tiene miden unos 30 centímetros.

En los próximos días el Museo Nacional se hará cargo de la investigación para determinar con exactitud la antigüedad de las piezas.