•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La renuncia del jefe de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) en Honduras, Juan Jiménez, el pasado jueves  levanta nuevas suspicacias en este país centroamericano que aún no se repone de la crisis política que se abrió el año pasado con las cuestionadas elecciones presidenciales en la que resultó reelecto el presidente Juan Orlando Hernández.

La renuncia de Jiménez salpicó al secretario general de la Organización de los Estados Americanos OEA, Luis Almagro, a quien se le señala de no apoyar decididamente las acciones anticorrupción en Honduras.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) criticó la “la falta de compromiso” del secretario general de la OEA, Luis Almagro, y dijo que la renuncia del jefe de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción en Honduras, Juan Jiménez, “obstaculizará” las acciones contra ese flagelo.

La directora del CNA, Gabriela Castellanos, dijo, en rueda de prensa, que “la falta de compromiso y transparencia” del Almagro “incita con mayor fuerza la corrupción de las instituciones del Estado” de Honduras.

Según una publicación de InSight Crime, una fundación dedicada al estudio de la principal amenaza a la seguridad nacional y ciudadana en Latinoamérica y el Caribe: el crimen organizado, la salida de Jiménez se produjo un día después que el secretario de la OEA enviara una carta al presidente Juan Orlando Hernández criticando a  la Maccih “por ser incapaz” de mostrar resultados suficientes  en sus casi dos años de existencia, a pesar del apoyo de la OEA.El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) criticó la “la falta de compromiso” del secretario general de la OEA. Archivo/END

En respuesta, Jiménez expresó “pesar por la falta de comunicación” entre él y Almagro, y escribió que Almagro no asistió a una reunión planificada con él durante una visita el mes pasado a la sede de la OEA en Washington, DC. También destacó las preocupaciones de seguridad, los recursos limitados y la actitud general de indiferencia de la OEA hacia la Maccih entre los motivos de su renuncia, según el reporte de InSight Crime.

Otros señalamientos de Jiménez, que lo llevaron a renunciar, son obstáculos creados por el Gobierno de Honduras y las acciones del Congreso de ese país, que en enero pasado aprobó una ley que protege a los funcionarios de las investigaciones de corrupción. 

Jiménez calificó la medida como un “pacto de impunidad” destinado a interferir con la investigación de la Maccih sobre un esquema de malversación sistemática que supuestamente involucraba a 60 miembros del Congreso.

 Almagro: Jiménez falta a la verdad

El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, aceptó el  viernes la renuncia del peruano Juan Jiménez al frente de la comisión anticorrupción en Honduras, en una demoledora carta en que cuestionó las razones expuestas para dejar el cargo.

“He aceptado la renuncia de Juan Jiménez a la Maccih en el deseo de que la misma se convierta en una oportunidad para fortalecer el trabajo de la misión”, expresó el diplomático uruguayo en una carta pública de cuatro páginas divulgada en el sitio oficial de la OEA.Luis Almagro, secretario general de la OEA.

El propio documento está dirigido al “pueblo de Honduras”, los “Estados miembros de la OEA” y los “países donantes”.

El funcionario de la OEA informó además que, “hasta tanto se designe un nuevo vocero” para la Maccih, estará a cargo la fiscal peruana Ana María Calderón.

En la misiva, Almagro afirmó que las razones expuestas por Jiménez para renunciar “adolecen de faltas graves a la verdad”, y recordó que el funcionario peruano es objeto de una investigación interna por “irregularidades administrativas, malas prácticas y mal funcionamiento de la Maccih”.

El secretario general de la OEA negó que haya evitado recibir a Jiménez en Washington y cuestionó punto por punto los argumentos esgrimidos por el exvocero de la Maccih.

De acuerdo con Almagro, “a pesar de lo imprevisto e inconsulto de esta renuncia y las dificultades que esto pueda traer, la Maccih seguirá adelante, espero que con una mayor eficiencia administrativa y resultados más profundos y significativos”.Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. Archivo/END

Más renuncias

El secretario general Luis Almagro también criticó duramente al liderazgo de Jiménez y dijo que un funcionario de la OEA había sido enviado a Honduras para investigar “irregularidades administrativas, malas prácticas y mal funcionamiento dentro de la Maccih”.

Las dimisiones también fueron presentadas por Julio César Arbizú, un abogado peruano y fiscal de Maccih, y Daniel Urrutia, un juez chileno que se unió recientemente a dicha misión.
Arbizú insinuó en un tuit que, al igual que Jiménez, su renuncia está relacionada con la decepción por la falta de apoyo de la OEA al cuerpo antiinjerto. Arbizú también va un paso más allá, pareciendo sugerir una potencial corrupción dentro de la propia OEA.

“Cuando emprendes una cruzada contra la corrupción y eres atacado por los corruptos, es comprensible. Cuando eres atacado por el que se supone que te respalda, es porque [los rumores deben ser verdad]. Y, más temprano que tarde, será claro. Honduras no se merecía esto “, dijo Arbizú.