•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La líder negociadora del Acuerdo de París sobre cambio climático, la costarricense Christiana Figueres, exhortó hoy a que en la campaña política de Costa Rica hacia la segunda ronda del 1 de abril se respeten los derechos humanos, la historia del país en la materia y sus compromisos con organismos internacionales.

"No se puede aspirar a gobernar en contra de los derechos de una minoría mientras se ignora el bienestar de todos", expresó Figueres en un mensaje colgado en sus redes sociales, sin señalar nombres, pero que es una clara alusión al candidato del evangélico Partido Restauración Nacional, Fabricio Alvarado.

Este candidato es un predicador evangélico que ha basado su campaña en oponerse al matrimonio igualitario, a la educación sexual y en prometer la salida de Costa Rica de la Convención Americana de Derechos Humanos y sus instrumentos: la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, porque está en desacuerdo que promuevan los derechos de la población sexualmente diversa.

"Hoy en Costa Rica no podemos permitir peligrosos atropellos contra los derechos humanos ni amenazas de retirarnos de los acuerdos legales internacionales que son parte de nuestro Estado de derecho y que hemos ayudado a crear", expresó Figueres.

La líder mundial sobre Cambio Climático, aseguró que no participa de la política de su país, pero sintió necesario pronunciarse porque "peligramos con retroceder en ámbitos que han sido de ganancia universal para todos los seres humanos".

Figueres dijo sentirse "sumamente preocupada porque algunas personas han decidido enfocar esta elección hacia el cuestionamiento del derecho personal de escoger a quién amar", un asunto que "no puede ser el tamiz a través del cual se decide el futuro de nuestro país".

Hizo un llamado a los costarricenses a reflexionar sobre el Estado de derecho y los logros alcanzados por Costa Rica en materia de paz, democracia y derechos humanos.

"Practicamos la democracia porque sabemos que las dictaduras conllevan a atropellos que son inaceptables. Defendemos los derechos humanos porque sabemos que son la base fundamental de nuestra convivencia pacífica", afirmó.

Figueres explicó que "los derechos humanos no se practican a exclusión de algunos, sino a inclusión de todos" y que la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 "nos recuerda que la libertad y la justicia en el mundo se basan en reconocer la dignidad intrínseca de todos los miembros de la familia humana".

"En estos temas Costa Rica ya es grande, profundamente admirada y respetada internacionalmente a lo largo de nuestra historia. Nuestros ideales nos han hecho un país modelo en el mundo, pero estamos lejos de ser un país ideal. Como líderes y como ciudadanos tenemos la obligación de salvaguardar los logros y a la vez de enfrentar los retos en donde somos aún débiles", aseguró.

La segunda ronda electoral la disputarán el 1 de abril Fabricio Alvarado, quien representa una visión totalmente diferencia sobre derechos humanos y el oficialista del Partido Acción Ciudadana, Carlos Alvarado, quien se define como "centro progresista".

El ganador gobernará el país por cuatro años a partir del 8 de mayo próximo, en sustitución del presidente Luis Guillermo Solís.

Christiana Figueres es hija del tres veces presidente, ya fallecido, José Figueres Ferrer, quien eliminó el ejército en 1948, y hermana del expresidente José María Figueres, del Partido Liberación Nacional.