•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica hará una evaluación de sus acuíferos subterráneos para tener una mayor claridad sobre la disponibilidad del recurso hídrico, mediante un proyecto firmado hoy entre el Ministerio de Ambiente y Energía costarricense (Minae) y el Servicio Geológico de Estados Unidos.

La iniciativa lleva como nombre "Mapeo del recurso hídrico subterráneo en Costa Rica" y será posible mediante el uso de alta tecnología llamada WATEX, la cual permite obtener imágenes de las aguas subterráneas sin interferencia de la infraestructura, rocas o vegetación.

Según el Minae, mediante esta tecnología se ahorrará dinero y se mejorará la tasa de éxito de perforación, ya que sustituye las perforaciones por ensayo y error.

El proceso combina datos geofísicos y geológicos y será útil para desarrollar una estrategia de gestión de recursos de agua subterránea para minimizar futuros impactos de las sequías y el cambio climático.

Esto garantizará seguridad técnica de disponibilidad del agua para la población y para el crecimiento económico sostenible, y facilitará la generación de medidas de protección de los acuíferos y planes de regulación de los municipios.

El proyecto es liderado por un experto del Servicio Geológico de Estados Unidos en conjunto con el Minae, y está valorado en 1,46 millones de dólares provenientes del canon por aprovechamiento de agua que paga todos los usuarios del país para la protección del recurso hídrico.

La Ministra Consejera de la embajada de Estados Unidos, Robin Matthewman, explicó en una conferencia de prensa que este proyecto es importante porque la protección del recurso hídrico es una prioridad para ambos países.

El ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez, indicó que la iniciativa "representa un paso más hacia la dirección correcta de tener a la ciencia detrás de las decisiones en la gestión pública".

"Las incertidumbres que se nos presentan en los entornos naturales, en los ecosistemas y sobre todo aquellas asociadas con los cambios del clima, nos obliga a utilizar la ciencia para que nos permita que la gestión de los recursos se realice de forma inteligente y responsable ante las generaciones presentes y futuras", expresó.