•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un alto tribunal guatemalteco confirmó ayer los 13 años y 4 meses de cárcel al expresidente del Congreso de Guatemala Gudy Rivera, hallado culpable de tráfico de influencias y cohecho activo en 2016.

La Sala Primera de la Corte de Apelaciones ratificó el fallo emitido el 28 de octubre de 2016 por el Tribunal Quinto de Sentencia en contra de Rivera, quien dirigió el Organismo Legislativo entre 2012-2013, durante el primer año del gobierno del Partido Patriota (PP) encabezado por Otto Pérez Molina, preso y procesado por corrupción.

Tráfico de influencia

Durante el juicio, el Ministerio Público (MP) demostró ante la jueza Bélgica Deras, que en 2014 el diputado intentó influir en la magistrada Claudia Escobar, de la Sala Quinta de Apelaciones del Ramo Civil, en un fallo para beneficiar a la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti.

Escobar gravó la conversación en la que Rivera le ofreció que sería reelegida como magistrada si beneficiaba a Baldetti, y fue una de las pruebas de la Fiscalía.

En 2014 el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió a la vicepresidenta del cargo de secretaria general del PP, y apeló esa decisión ante la magistrada, quien denunció ante la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) la propuesta de Rivera.

El exdiputado había apelado la sentencia, la cual fue rechazada por la Sala Primera de la Corte de Apelaciones y confirmó este martes la condena.

Rivera está en prisión desde marzo de 2016, cuando fue detenido por las fuerzas de seguridad.