•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una misión de Naciones Unidas recomendó este jueves crear un clima de confianza que conduzca a una mediación para reconciliar a los hondureños luego de las controvertidas elecciones del pasado 26 de noviembre, en las que finalmente resultó reelecto el presidente Juan Orlando Hernández.

La misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que visitó Tegucigalpa del 6 al 10 de febrero, recomendó que "los hondureños deben decidir sobre un mediador (...) por aclamación de los convocantes al diálogo", pero después de generar un clima de confianza en el eventual proceso.

El informe de la delegación integrada por la guatemalteca Catalina Soberanis, el salvadoreño Carlos Vergara, experto en solución de conflictos, y la consultora estadounidense Marcie Mersky, del Centro Internacional para la Justicia Transicional, fue divulgado este jueves en Tegucigalpa.

Protestas en Honduras

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, envió la delegación a petición de Hernández, el candidato de la izquierdista Alianza de Oposición Contra la Dictadura, Salvador Nasralla, y otros líderes políticos y sociales.

"La reconciliación sigue siendo un tema pendiente", aseveró la misión y añadió que "los serios desafíos que enfrenta la situación de los derechos humanos y la tendencia a militarizar la seguridad pública son factores de gran preocupación" en el país centroamericano.

Protestas en Honduras

La delegación propuso crear una comisión independiente para investigar violaciones de derechos humanos como el uso excesivo de la fuerza por parte de los organismos de seguridad del Estado contra manifestantes de la oposición.

Indicaron que la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos instalada en Honduras registró que al menos 22 personas murieron en el "contexto de las protestas" de la oposición, entre el 29 de noviembre y el 22 de diciembre.

También recomendaron abordar como prioridad el tema "de los manifestantes que se encuentran detenidos y bajo investigación por haber cometido presuntos delitos durante las protestas", así como consultar a las comunidades afectadas por la violencia poselectoral.