•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |

Un grupo de 20 especialistas del estatal Hospital Nacional de Niños logró separar hoy a los siameses Ezequiel y Manuel, quienes nacieron unidos por la cabeza en diciembre del 2015, informaron fuentes médicas.

La operación, inédita en ese hospital, se extendió por unas 18 horas y culminó a las 2:00 horas locales de este sábado (8:00 GMT), y ahora los niños se encuentran en la unidad de cuidados intensivos, informó la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), ente que administra los hospitales públicos del país.

La madre de los menores, Evelyn Badilla, expresó mediante sus redes sociales: "¡Están separados mis amores!" y agregó que "necesitamos sus oraciones para lograr una exitosa recuperación".

La mujer agradeció a los médicos y a la gente que les dio sus muestras de cariño durante tres años de estudios y de esperar por la cirugía: "Estamos felices", apuntó.

En mayo de 2016 los médicos colocaron a los niños cuatro aparatos debajo de su cuero cabelludo para expandir la piel y tener espacio suficiente para realizar la operación y para luego reconstruir las cabezas. Los niños no compartían el cerebro ni el cerebelo, pero sí algunas venas y arterias.

La cirugía se llevó a cabo en dos quirófanos y participaron cerca de 20 profesionales entre neurocirujanos, especialistas en cirugía reconstructiva, anestesiólogos, enfermeras, circulantes instrumentistas, quienes conformaron dos grupos de trabajo para alternarse por lo prolongado de la cirugía.

La directora del hospital, Olga Arguedas, dijo que antes de llevar a los niños al quirófano fue preciso efectuarles una serie de exámenes como tomografías y resonancias magnéticas y que se le explicó a los padres de los riesgos de la intervención, ante lo que estuvieron de acuerdo en proseguir con la operación.

"El caso fue cuidadosamente, analizado y discutido por los diferentes equipos en ciencias médicas del Hospital de Niños, incluso fue necesario efectuar consultas a uno de los especialistas con mayor experiencia en Estados Unidos", explico la CCSS.

Esta es la primera vez que el Hospital Nacional de Niños realiza una cirugía de este tipo.

Hace dos años practicaron una similar pero una de las siamesas había muerto en el vientre de la madre, por lo que las características de la operación fueron totalmente distintas.

Otro caso atendido en este hospital fue en 1985 cuando separaron a las siamesas Karen y Karol, quienes estaban unidas por el tronco y compartían una porción del hígado y sus dos corazones estaban entrecruzados.