•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo de personas con discapacidad visual de El Salvador fueron capacitados hoy sobre los métodos con los que se podrán auxiliar para ejercer el derecho al sufragio en las elecciones legislativas y municipales del próximo domingo.

Jonathan Rivas, capacitador del Tribunal Supremo Electoral (TSE), explicó durante una conferencia de prensa que el proceso es importante porque "muchas personas invidentes dejan de ir a votar porque piensa que es engorroso e imposible de realizar".

Rivas indicó que durante la jornada también se despejaron otras dudas sobre temas que no tienen que ver con los procedimientos y materiales electores disponibles, como el proceso para realizar el voto cruzado, implementado por el TSE en el 2015.

Según el TSE, en la jornada de capacitación se brindó información sobre las tres modalidades que tendrán los votantes ciegos o con problemas de baja visión: el voto con sistema braille, voto asistido y la votación asistida por la Junta Receptora de Votos (JRV).

En la primera opción, se le preguntará al votante invidente si desea votar con el sistema braille y de ser afirmativo se le proporcionarán 2 catálogos con los nombres y números de partidos políticos, candidaturas partidarias y candidaturas no partidarias y la guía braille para emisión del voto.

En la segunda forma, una persona adulta deberá identificarse con su Documento Único de Identidad (DUI) para apoyar al no vidente, y en el caso de la tercera forma, un integrante de la Junta Receptora de Votos (JRV) podrá ayudar a una persona ciega en caso de que esta asista sola al centro de votación.

La capacitación se realizó en la Biblioteca Nacional y estuvo a cargo de delegados de la Dirección de Capacitación y Educación Cívica del TSE, con facultad de "desarrollar programas cívico políticos dirigidos a toda la ciudadanía para motivarla en su participación electoral y democrática", según el artículo 83 del Código Electoral.

Unos 5,2 millones de salvadoreños están convocados este 4 de marzo para las elecciones en las que se renovarán los 84 escaños en el Congreso y las alcaldías de los 262 municipios del país.

Este proceso se trata de la novena elección legislativa y municipal desde la firma de los Acuerdos de Paz, que pusieron fin a 12 años de guerra civil en El Salvador (1980-1992).