•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Organizaciones pro derechos humanos apoyaron hoy las protestas en varios países, como España, Argentina, Chile y Venezuela, para exigir una investigación a fondo del asesinato, hace dos años, de la ambientalista hondureña Berta Cáceres, y se identifique y juzgue a los "autores intelectuales".

El Comité de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), fundado por Cáceres, convocó actos reivindicativos delante de las embajadas del país centroamericano en todo el mundo, informó hoy Amnistía Internacional (AI) en España.

En Madrid, varias decenas de personas se concentraron ante la legación diplomática con la intención de entregar en ella un escrito reivindicativo, convocadas por dieciséis ONG.

El portavoz de AI Juan Ignacio Montanos informó a Efe de que también están previstas movilizaciones en las ciudades españolas de Barcelona y Zaragoza (noreste), y al menos en los países iberoamericanos citados.

Cáceres fue asesinada en su casa de La Esperanza, departamento de Intibucá, en el oeste de Honduras, el 3 de marzo de 2016.

La activista se oponía al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, en el occidente del país, porque aseguraba que causaba daños a comunidades indígenas lencas.

"Estamos reclamando que haya una investigación imparcial y exhaustiva, que incluya a los implicados en ordenar el asesinato -explicó Montanos-. Al día de hoy, los responsables no han rendido cuentas ante la Justicia y no se ha identificado a quienes ordenaron el asesinato, ni se han llevado ante la Justicia".

Mencionó un informe de abogados de la familia de Cáceres, que concluye que la investigación es "escandalosamente deficiente" hasta ahora, sin que se haya perseguido a los autores intelectuales.

Recordó que hay ocho detenidos, algunos estuvieron "vinculados a la empresa constructora -la hondureña DESA- y las Fuerzas Armadas", pero no se ha investigado a los altos cargos de la compañía o personas relacionadas con el Gobierno "que pudieran estar detrás del asesinato".

Montanos interpretó que las autoridades no investigan en este sentido porque "no hay interés real" en llegar a quienes promovieron el crimen.

"No identificar a los responsables del asesinato de Berta Cáceres pone en peligro" a otros activistas y defensores de los derechos humanos, alertó AI en un comunicado.

Esto es un "escalofriante mensaje de que se puede matar "impunemente a quienes defienden los derechos humanos si éstos se atreven a cuestionar a los poderosos en Honduras", según dijo la directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara Rosas.

Amnistía asegura que la ONG Global Witness declaró el año pasado que Honduras era el país "más peligroso del mundo" para quienes trabajan a favor de los derechos medioambientales, documentando "el homicidio en ese país de más de 120" de esas personas desde 2010.

Este jueves, en Tegucigalpa, la Policía hondureña disolvió, tras unos incidentes, a pequeño grupo de personas que protestaban, al parecer, para exigir justicia por el asesinato de Cáceres frente la Universidad Nacional Autónoma.