•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La exprimera dama de Honduras, Rosa Elena Bonilla de Lobo, fue acusada en los tribunales de ese país junto a otros ex funcionarios por los delitos de malversación de caudales públicos, lavado de activos y asociación ilícita por haberse apoderado de más 16 millones de lempiras (US$674,536) y haber creado una red de blanqueo de capitales para ocultar dinero proveniente del Estado y que estaba destinado a obras sociales.

Según comunicado oficial de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih-OEA), estas transacciones fueron realizadas en un banco hondureño.

La investigación revela que mientras era primera dama, Bonilla de Lobo “poseía para el cumplimiento de sus funciones una cuenta denominada Casa Presidencial/Despacho de la Primera Dama, donde tuvo ingresos hasta de 94,689,873 lempiras (unos US$4 millones) provenientes de diferentes fuentes, entre ellas donaciones de la Embajada de China-Taiwán para proyectos sociales que debieron ser ejecutados por Udeco durante el período presidencial entre 2011 y 2014”.

Bonilla llegó ayer a los tribunales esposada de pies y manos y bajo un riguroso dispositivo de seguridad.

El ex presidente de Honduras Porfirio Lobo (2010-2014) llegó al juzgado de Tegucigalpa en el que comparece su esposa, Rosa Elena Bonilla, quien fue capturada el martes y remitida a prisión por presuntos actos de corrupción cuando fue primera dama de la nación.La ex primera dama, según su esposo, estaba obligada a rendir informe de los recursos que manejaba .Archivo/END

“Esperamos que se haga justicia y esperaremos qué pasa hoy (ayer)”, enfatizó Lobo, a quien no se le permitió estar en la audiencia a petición de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), Ministerio Público y el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) que denunció a Bonilla.

Su captura se produjo después de una investigación por parte de un equipo del Ministerio Público y la Maccih, que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Lobo señaló que confía en la “inocencia” de su esposa y que pudo “saludarla y darle un beso”.

Añadió que la casa de la familia donde fue capturada Bonilla, que ha sido asegurada por la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), está a nombre de ella porque él así lo decidió en su momento para dejar “protegidos a mis hijos que tengo con Rosa”.

Sobre los fondos que supuestamente se habría apropiado su esposa, Lobo señaló que ella abrió una cuenta personal en un banco porque el Despacho de la Primera Dama no tenía y necesitaba manejar los fondos de donaciones de gobiernos amigos y particulares que recibía para proyectos sociales.

La ex primera dama, según su esposo, estaba obligada a rendir informe de los recursos que manejaba y en su momento solicitó una auditoría de los cuatro años a su lado en la Casa Presidencial al Tribunal Superior de Cuentas.

En lo que respecta a un presunto mal manejo de 12 millones de lempiras (unos US$506.000) para un programa de compra de uniformes y calzado para niños de escuela, el exmandatario afirmó que se gastaron siete millones y los cinco restantes fueron acreditados a la Casa Presidencial.

Explicó que de los fondos acreditados a la Casa Presidencial se hacían las transferencias al Despacho de la Primera Dama.

Entre los acusados está también el cuñado de la ex primera dama, Manuel Mauricio Mora Padilla, director de la Unidad de Desarrollo Comunitario del Despacho de la Primera Dama-Udeco.La investigación revela que mientras era primera dama, Bonilla de Lobo “poseía para el cumplimiento de sus funciones. EFE/END

Los imputados, según la investigación, conformaron una organización delictiva para apropiarse de fondos durante los años 2011 al 2015 a través de más de 70 cheques otorgados a nueve personas simulando relaciones contractuales, para dar apariencia de legalidad, que después convertían en dinero en efectivo.

Datos de la investigación de la Maccih-OEA y la Unidad Fiscal Especial contra la Corrupción y la Impunidad del Ministerio Público (Ufecic-MP), revelan que el 22 de enero de 2014 la ex primera dama abrió la una cuenta bancaria a nombre de Rosa Elena Bonilla de Lobo, y ese mismo día depositó la cantidad de 12 millones lempiras, unos US$500,000.

El dinero se transfirió a través de un cheque proveniente de otra cuenta en el mismo banco cuyo titular era Casa Presidencial/Despacho de la Primera Dama.

El equipo descubrió en el curso de sus investigaciones que desde el año 2011 se utilizó la cuenta oficial de la funcionaria para emitir 35 cheques a nombre de nueve personas que solo cobraban el cheque en el banco y regresaban el dinero en efectivo a la red.

“Esta modalidad se usó también con su cuenta personal para convertir en efectivo parte de los 12 millones de lempiras a través de 45 cheques emitidos a las mismas nueve personas, aun cuando Bonilla de Lobo ya no ocupaba el cargo de primera dama”, explica la Maccih.

Ocupan bienes

Luego de la captura de la ex primera dama, el pasado miércoles, los Tribunales en materia de corrupción emitieron la orden de allanamiento de la casa de la ex primera dama y decretaron el aseguramiento de bienes con la finalidad de recuperar los caudales supuestamente apropiados ilícitamente.

“Esta modalidad delictiva descubierta permitió establecer los delitos de lavado de activos y asociación ilícita. En cuanto al delito de malversación de fondos, se demuestra con el hecho de haberse apoderado de dinero del Estado para su propio beneficio y no para los fines sociales encomendados”, concluyó el equipo investigativo.