•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La lucha por las elecciones presidenciales de 2019 tomó fuerza hoy al cierre de la jornada electoral en El Salvador por parte de los dos principales partidos, mientras que en el recuento por diputados y alcaldes el voto nulo comenzó a tomar fuerza durante el conteo de las primeras papeletas.

El primer partido en anunciar su avanzada para tratar de retener el poder por tercer período consecutivo fue la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en voz de su secretario general, Medardo González.

"Pasada esta elección por diputados y alcaldes, comienza prácticamente la carrera por la Presidencia de la República", aseguró González, quien sostuvo que su partido cumplirá con la "formalidad" de las elecciones primarias en abril próximo.

Las elecciones en El Salvador transcurrieron con normalidad. EFE/END

El exguerrillero habla de la elección primaria como un mero trámite, dado que en enero pasado la cúpula del partido ungió a Gerson Martínez, exministro de Obras Públicas, como precandidato, inclinando así la balanza a su favor en cualquier contienda interna.

El presidente de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Mauricio Interiano, hizo lo propio y anunció que el 22 de abril próximo, más de 120.000 correligionarios escogerán a su candidato de entre tres empresarios para tratar de volver al Ejecutivo, que la formación dominó entre 1989 y 2009.

Pese a que los partidos acudieron este domingo a los comicios con la mirada puesta en el 2019, la legislatura del Congreso que surja de estas elecciones deberá elegir a 4 jueces del Constitucional de la Corte Suprema, a buena parte de la Corte de Cuentas, al procurador general y de Derechos Humanos, y al fiscal general.

La aparente desidia con la que los partidos llegaron al ruedo contagió a los electores, de los que hasta la mitad de la jornada apenas habían votado el 21,6 por ciento de los casi 5,2 millones convocados.

Las elecciones estuvieron alejadas de su característico jolgorio y colorido, y se vieron inundadas por una aura soporífera, que se reflejó en las urnas y en el ánimo de los miembros de las Juntas Receptoras de Votos (JRV).

Efe constató que en varias urnas de uno de los principales centros de votación de la capital, el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco), la asistencia de votantes rondó el 31 por ciento.

En medio de esta situación, a la que se suma que el país registró previo a la cita electoral el nivel más alto de desconfianza, con el proceso desde el año 2000, y un alto porcentaje de ciudadanos que no se identifican con los políticos, surgió el fantasma del voto nulo.

El Salvador reforzó su seguridad para las elecciones. EFE/END

En el país existe un creciente movimiento contra el voto nulo y que el actual alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, busca acarrear a su favor para las presidenciales del 2019 tras su expulsión del FMLN en 2017. Las urnas consultadas por Efe presentaron cerca del 9,6 por ciento de votos nulos.

Las papeletas con estas votos le dieron un tono humorístico a la jornada por los mensajes que algunos ciudadanos escribieron y que posteriormente divulgaron con fotografías en la redes sociales.

"Funes, regresa", decía una de las papeletas en referencia al expresidente Mauricio Funes, asilado en Nicaragua desde septiembre de 2016 y condenado en diciembre pasado en un juicio civil por enriquecimiento ilícito.

Algunos ciudadanos dedicaron mensajes al astro del fútbol salvadoreño Jorge "el Mágico" González y lo postularon como alcalde, otros dieron su respaldo a "Bukele presidente" y aseguraron que los políticos en contienda no los representan.

Para ahuyentar este fantasma del voto nulo, los candidatos y funcionarios se dedicaron toda la jornada a llamar a los salvadoreños a salir a votar "masivamente" y a no dejar que "otros decidan por uno".

Las JRV cerraron las votaciones pocos minutos después de las 17.00 hora local (23.00 GMT) sin la acostumbrada algarabía y el recuento de votos sin la garra que los militantes acostumbraban a derrochar en otras elecciones.