•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La factura petrolera de Honduras sumó 1.306,7 millones de dólares en 2017, un 20 por ciento más que en 2016, pero compró 600.000 barriles menos de hidrocarburos, informó hoy el Banco Central del país centroamericano.

El año pasado el pago por la importación de combustibles, lubricantes y búnker para generación de energía eléctrica aumentó en 217,7 millones de dólares, respecto a los 1.089 millones de 2016, indicó el Banco Central en un informe.

Del total de combustibles importados, el 37,6 por ciento corresponde al diesel, por un valor de 490,9 millones de dólares, un 18,6 por ciento más que en 2016, cuando ascendió a 413,9 millones, añadió.

 Agregó que por la compra de gasolina los hondureños pagaron 436,3 millones de dólares, 88,8 millones (25,5 por ciento) más que los 347,5 millones de dólares de 2016.

El alza en la factura petrolera en 2017 obedece al aumento en los precios de 23,9 por ciento. Archivo/END

 

El organismo rector de la política económica hondureña señaló que la importación de búnker, principal materia prima para la generación de energía térmica, tuvo un coste para Honduras de 252,1 millones de dólares, lo que supone un alza del 8,8 por ciento con relación a los 231,7 millones de 2016.

También señaló que se compraron 127,4 millones de dólares en queroseno, gas licuado para uso doméstico y lubricantes.

Según el organismo hondureño, el alza en la factura petrolera en 2017 obedece al aumento en los precios de 23,9 por ciento, pero fue atenuada por la disminución en el volumen importado de 3 por ciento.

El año pasado se importaron 20 millones de barriles de derivados del petróleo, lo que representa 600.000 barriles menos a lo comprado en 2016, cuando sumaron 20,6 millones de barriles, según el informe del Banco Central.