•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fiscalía General de la República (FGR) de El Salvador dijo ayer que investigará el “error” informático que se produjo en el escrutinio preliminar de los votos por diputados de las elecciones celebradas el pasado domingo.

La noche del lunes, la empresa Smartmatic, contratada para crear y manejar el sistema informático de escrutinio y divulgación de resultados, señaló que a raíz de un problema en el software, los votos de los candidatos al Congreso fueron asignados erróneamente, situación que fue reconocida ayer, martes, por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Ante las irregularidades relacionadas con el llamado error informático, anunciado por las autoridades electorales, se iniciará con las investigaciones, a fin de deducir las responsabilidades penales o administrativas que correspondan”, informó el Ministerio Público en un comunicado.

Las formaciones más afectadas fueron el oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena). 

La Fiscalía dijo que verificará en la etapa del escrutinio final, que comenzó ayer, martes, “que los resultados consignados en las actas de las Juntas Receptoras de Votos sean congruentes con los datos procesados por el sistema informático, a fin de garantizar la legalidad y transparencia del proceso electoral”.    

“La FGR considera necesario que el procesamiento informático de los votos, competencia del Tribunal Supremo Electoral, debe ser controlado minuciosamente por ese organismo, a fin de garantizar la certeza de los resultados electorales”, agregó.    

El director comercial de Smartmatic para Centroamérica, Francisco Campo, dijo que “una pieza de software pequeñita falló a la hora de tomar los nombres de los candidatos y los colocó de una manera desordenada”.    

Además, apuntó que el problema se dio por un “error humano” que “no pudo ser detectado en los simulacros”. 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador reconoció ayer que se cometió un “error” .

Campos señaló que a raíz de este problema se volvieron a procesar más de 13,000 folios de las actas y admitió que el “error” fue detectado durante la mañana del lunes, y que la empresa y el TSE decidieron no divulgarlo hasta la noche. 

“Esto provocó que hubiese una diferencia en la colocación de los nombres y la asignación de las preferencias. Hay una cosa que es fundamental tener claro: la voluntad de los electores jamás fue violentada ni influencia. El resultado de los votos, la cantidad de votos de cada partido que se asignó a los partidos políticos fue asignada correctamente”, declaró Campos, según la prensa salvadoreña.

El “error” en el escrutinio colocaba fuera del Congreso a varios de los actuales diputados que buscaron la reelección y entre los que se encuentran varios de los líderes de los dos principales partidos.

Las formaciones más afectadas fueron el oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena). 

Unos 5.1 millones de ciudadanos fueron convocados, pero el magistrado del TSE, Arturo Argüello, reconoció que hubo una baja afluencia de votantes. 

Por ejemplo, según el diario La Prensa Gráfica, de El Salvador, en la transmisión de resultados preliminares el diputado Rodolfo Parker, del Partido Demócrata Cristiano (PDC), aparecía sin posibilidades de continuar en la Asamblea Legislativa. Después de corregido el error, siempre según ese medio de comunicación, los datos preliminares mostraron que Parker y dos candidatos más del PDC obtuvieron los suficientes votos para ganar un puesto en la Asamblea Legislativa, para el período 2018-2021.

Parker calificó de “penoso” ese error de la empresa Smarmatic, “que consistió en asignar los votos de unos candidatos a otros a raíz de un problema informático en el script del software utilizado para la transmisión de los resultados preliminares de las elecciones”.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador reconoció ayer que se cometió un “error” en el escrutinio de los votos por diputados de las elecciones del domingo, pero aseguró que fue “corregido”.    

“Hemos corregido el error que cometimos en el conteo de los votos” porque “nosotros vamos a respetar la soberanía del pueblo, lo que ellos han elegido”, dijo el magistrado del TSE Miguel Ángel Cardoza en una entrevista televisiva.    

Señaló que “el error se dio en los escrutinios preliminares” y que para “el conteo oficial será diferente”, pero que “los candidatos que se sientan ofendidos pueden tomar los recursos necesarios”. 

Campos subrayó que este problema no cambió la cantidad de votos que recibió cada partido, sino que alteraba las listas de “preferencia” del voto por rostro de cada formación. Añadió que la situación se dio solo “en un grupo reducido de actas” en los departamentos de San Salvador y La Libertad, los que más diputados tienen asignados en el Congreso, con 24 y 10 escaños cada uno. 

Por otra parte, el representante de Smartmatic remarcó que solo se vio afectado el “módulo de asignación de preferencias” de diputados y que “no significa que fallara la totalidad del programa” ni que afectara el escrutinio de los votos por alcaldes.

Con más del 87% de los votos de los comicios legislativos escrutados, los datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) otorgaban 765,542 votos a Arena; 325,136 más que los 440,406 registrados a favor del FMLN.    

Según el magistrado del TSE Fernando Argüello Téllez, el escrutinio final de las elecciones legislativas y municipales se extenderá hasta el fin de semana.

El Salvador, el país que menos crece

Los resultados de las elecciones legislativas y municipales de El Salvador pueden complicar el último año de gobierno de Salvador Sánchez Cerén y tener implicaciones en los comicios presidenciales de 2019 en ese país, según analistas.

Unos 5.1 millones de ciudadanos fueron convocados, pero el magistrado del TSE, Arturo Argüello, reconoció que hubo una baja afluencia de votantes. 

En los comicios se disputaron 84 escaños del Congreso unicameral y los puestos de alcaldes y concejales de los 262 municipios del país, que deberán asumir funciones el 1 de mayo.

Según la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), “los salvadoreños experimentaron pocas oportunidades de empleo formal durante 2017, ya que solamente un 15% de las personas que entraron a buscar trabajo, encontraron un empleo formal”.

Fusades afirma que hay factores estructurales que frenan más las oportunidades de empleo, como baja escolaridad de la fuerza laboral, alta inseguridad, burocracia y la incertidumbre política.

Asimismo agrega que en 2017 se sumaron dos eventos macroeconómicos que desestimularon la generación de empleo: la incertidumbre macrofiscal y el aumento del salario mínimo.

“Persistió el problema del alto déficit en las finanzas públicas, sobre el cual el Gobierno pretendió hacer una reforma para tomar los ahorros de pensiones de las personas, generando una alta incertidumbre a lo largo del año, que se exacerbó cuando el país cayó en impago y en la clasificación de riesgo “selective default”; a esto se sumó la sentencia de la Sala de lo Constitucional que declaró la inconstitucionalidad de la principal política pública del Gobierno, como lo es la Ley de Presupuesto 2017”, señala Fusades.

En relación con el salario mínimo, Fusades explica que el Ministerio de Trabajo, de El Salvador, decretó un aumento del salario mínimo en octubre de 2016, que no contó con el apoyo de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), representante del sector privado. 

“En el primer trimestre de 2017, un 55% de las empresas entrevistadas indicaron que salieron afectadas, un 39% sin impacto y 6% fueron beneficiadas; para el cuarto trimestre las empresas afectadas fueron un 40%, y al ser consultadas sobre las acciones que implementaron para enfrentar el aumento, mencionaron que las estrategias que utilizaron fueron: reducir personal y no contratar (16%), reestructurar gastos (16%), realizar mayor esfuerzo en ventas (14%), y aumentar los precios (10%)”, explica el informe de Fusades.

El Salvador es el país con las proyecciones de crecimiento económico más bajas de Centroamérica.

Tanto el Banco Mundial, como el Fondo Monetario Internacional, han coincidido en ubicar a ese país en el último lugar de crecimiento en Centroamérica para 2018. Según el BM, El Salvador crecerá este año 1.8%, en tanto el FMI espera que crezca 2.1%, mientras que pronostican un mayor ritmo de crecimiento para Centroamérica de 3.7% (BM) y 3.9% (FMI).

De acuerdo con Fusades, en el último año El Salvador ha visto cómo la inversión extranjera directa continúa reduciéndose. 

“La baja inversión tiene efectos muy negativos en la capacidad de modernizar el aparato productivo, en la diversificación de la economía, y sobre todo en la poca generación de empleo formal, ya que sin inversión, no hay empleos nuevos. Al cierre de 2017, los factores que más afectaron la inversión fueron: inseguridad, incertidumbre, políticas de Gobierno y ciclo económico”, advierte la organización.