•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió hoy a El Salvador que ponga fin a su "criminalización total" del aborto en cualquier circunstancia y saludó la liberación de Teodora del Carmen Vázquez, condenada a treinta años de prisión por haber abortado.

La institución aplaudió la decisión de las autoridades salvadoreñas de poner en libertad el pasado febrero a Vásquez, que había permanecido en prisión durante una década por haber sufrido un "aborto espontáneo", según informó en un comunicado.

Sin embargo, la Comisión reiteró su preocupación por la penalización del aborto "en todas las circunstancias" y cifró en 26 el número de mujeres que aún permanecen entre rejas tras sufrir complicaciones durante su embarazo.

La detención de estas mujeres es, en palabras del organismo, "el resultado de la criminalización total del aborto en el país", por lo que reclamaron a El Salvador que revise las condenas a estas afectadas y reformen la legislación, adaptándola a los estándares internacionales de derechos humanos.

Teodora del Carmen Vázquez fue acusada en 2007 de homicidio agravado y condenada a 30 años de prisión; en febrero fue liberada por orden de la Corte Suprema de Justicia y el Ministerio de Justicia y Seguridad, tal y como señaló la CIDH, un órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El tribunal explicó que las pruebas no permitían concluir que la interrupción del embarazo fuera el resultado de una acción voluntaria, después de que la Comisión hubiera recomendado en noviembre su liberación tras visitar el país.

"La liberación de Teodora es una noticia alentadora y la recibimos como una señal positiva", consideró la presidenta de la institución, Margarette May, quien incidió en que cuando "una mujer pierde un embarazo involuntariamente, la imposición de estas penas injustas constituye un trato cruel, inhumano y degradante".