•   San salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Tres pandilleros, dos adultos y un menor de edad, fueron detenidos hoy en flagrancia, cuando trasladaban dos cadáveres y un "alijo" de marihuana y de crack, cuyo peso no fue precisado, informó la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador.

La fuente identificó a los pandilleros mayores de edad como Alexander Ayala y Rodolfo Antonio Gómez Roque, de 38 y 29 años de edad, respectivamente.

 Banda narco capturada con US$5.5 millones

Indicó que los arrestados fueron sorprendidos por la Policía en momentos en que trasladaban a los cadáveres y la droga, la cual estaba distribuida en bolsas plásticas.

Según la fuente, el Sistema de Emergencias 911 recibió un llamada en la que se alertaba que "unos sujetos trasladaban dos cadáveres en un vehículo, por lo que se montó un operativo para arrestar a los pandilleros".

Señaló que uno de los cuerpos lo llevaban en un saco de nailon de color blanco, mientras que el otro en una bolsa plástica y que ambos eran trasladados hacia un barranco.
Las víctimas, de sexo masculino, no fueron identificadas porque no portaban sus documentos de identidad personal, apuntó.

 Narcos vinculados a Los Zetas se declaran culpables de lavado de dinero en Nicaragua

Por otra parte, la corporación policial informó de que la droga incautada estaba distribuida en "varias" bolsas y porciones, y que entre lo decomisado figuran bolsas con marihuana y porciones de crack, cuyo valor comercial en el mercado negro de las drogas podría oscilar los 100.000 dólares.

Agregó que a los pandilleros, a quienes también se les decomisó 17 cajas de municiones, "varios" cargadores y un fusil Galil, serán procesados por los delitos de homicidio, tenencia y conducción ilegal de armas de guerra y tráfico ilícito de drogas.

El Salvador es asediado por la Mara Salvatrucha (MS13), que Estados Unidos busca erradicar, el Barrio 18 y otras pandillas minoritarias que poseen más de 600 grupos en todo el país y a las cuales el Gobierno atribuye la mayoría de los crímenes.

Las autoridades acusan a las pandillas de mantener los altos índices de asesinatos que sitúan al país como uno de los más violentos del mundo, con tasas de 103 y 81,7 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2015 y 2016, respectivamente.