•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Iglesia católica de El Salvador pidió a las autoridades acciones para frenar la violencia criminal en el país, ello luego que presuntos pandilleros asesinaron al sacerdote Walter Osmir Vásquez, cuyo funeral se realizará este domingo.

"Este clima de violencia criminal debe ser combatido y superado mediante el mejor esfuerzo nacional", señaló la Iglesia en un comunicado leído ante los feligreses por el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, durante la misa dominical en la catedral capitalina.

"La situación de violencia es grave, no solo la muerte de nuestro hermano sacerdote nos conmueve, sino la de todos los salvadoreños que mueren, no hay derecho", agregó Escobar en una rueda de prensa tras la misa.

Bajan fallecidos en accidentes de tráfico durante Semana Santa en El Salvador

Para Escobar, la lucha contra la violencia criminal no debe involucrar solo al gobierno, "sino que es un tema que nos compete a todos".

Vásquez fue asesinado a balazos por presuntos pandilleros el jueves cuando se dirigía a participar de las celebraciones de la Semana Santa en la ciudad de Lolotique, 130 km al este de San Salvador.

El sacerdote fue interceptado por hombres armados cuando conducía un carro en una calle de tierra en las afueras de Lolotique.

/Fotografía tomada del sitio Diariotrv.

Escobar calificó el asesinato de Vásquez como un sacrilegio "que debe de investigarse y clarificarse".

El arzobispo de San Salvador aseguró que el vicepresidente Óscar Ortiz se comunicó con él para darle sus condolencias por la muerte del sacerdote, pero el prelado católico aprovechó para solicitarle "que el asesinato no quede impune".

Escobar explicó que por el momento "no tenemos mayores indicios" sobre aspectos que rodean la muerte del sacerdote y por ello dijo que "no me atrevo" a señalar quienes serían los responsables.

Elsy, la niña que el Ejército salvadoreño desapareció y le robó el nombre

Tanto las autoridades de la Policía y de la Fiscalía han delegado equipos especiales de investigadores para dar con los responsables del asesinato de Vásquez, que fue ordenado sacerdote el 13 de febrero de 2010.

Vásquez tenía 36 años y era originario de Lolotique. Fue designado como vicario en la parroquia Nuestra Señora de la Merced del municipio de Mercedes Umaña (115 km al este de la capital), según la Diocesis de Santiago de María (este), bajo cuya tutela estaba el sacerdote.

Vásquez será sepultado este domingo en Lolotique tras una misa en la parroquia de esa localidad.

Las autoridades señalan a las pandillas como las principales responsables de la ola de criminalidad que azota a El Salvador.

Según cifras oficiales, en 2017 se registraron en el país 3,962 homicidios, 60 por cada 100,000 habitantes, una de las tasas más altas del mundo.