•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente electo de Costa Rica, el exministro oficialista Carlos Alvarado, envió este domingo un mensaje de unidad, tras una elección polarizada que dividió al país en torno al tema del matrimonio homosexual.

En su primera intervención tras la divulgación de resultados del balotaje de ayer, que le dio una amplia ventaja, el ganador de la contienda pidió a la multitud que lo aclamaba un aplauso para su contrincante, el predicador evangélico Fabricio Alvarado.

Con 95.58% de las mesas de votación escrutadas, Carlos Alvarado tenía 60.74% de los votos frente a 39.26% de Fabricio Alvarado. Aunque comparten apellido, los políticos no son familia.

El presidente electo de Costa Rica, Carlos Alvardo (c-i), del Partido Acción Ciudadana, se abraza con el excandidato por el Partido Unidad Social Cristiana y contrincante suyo en la primer ronda electoral, Rodolfo Piza.

“Mi deber será unir esta República para sacarla adelante, y que sea la República líder del siglo XXI”, declaró ante millares de seguidores que lo aguardaron con banderas de Costa Rica y del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC, centroizquierda).

Adelantó que se comunicará con los dirigentes de todos los partidos representados en el próximo Congreso para formar un gobierno de unidad.

“Hemos entendido que ese es el mensaje de la ciudadanía, hacer un gobierno para todos”, declaró el presidente electo, un periodista y politólogo de 38 años.

Celebración 

Cientos de costarricenses, sin importar su afiliación política, salieron ayer a celebrar los resultados de las elecciones presidenciales de segunda ronda que arrojaron como ganador al candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana, el periodista Carlos Alvarado.

Seguidores del Partido Acción Ciudadana, celebran la victoria del candidato oficialista del PAC, Carlos Alvarado.

Tras el cierre de mesas de votación, los costarricenses esperaron el primer resultado, algunos se acercaron a donde se encontraban sus candidatos, quienes tenían preparadas tarimas con música y baile, mientras que otros recorrieron las calles del país con sus carros tocando bocinas y ondeando la bandera de su partido y de Costa Rica.

En el Paseo Colón, la principal avenida de San José, donde se concentraron los simpatizantes del evangélico Fabricio Alvarado, cantantes y pastores estuvieron esperando el primer corte del Tribunal Supremo de Elecciones, también disfrutando el momento previo a saber el resultado oficial.

Mientras que los simpatizantes de Carlos Alvarado se reunieron en la plaza conocida popularmente como Roosevelt, en la localidad de San Pedro, en el este de San José, uno de los bastiones de su partido.

En el lugar cientos de simpatizantes disfrutaron con música, comparsas y trompetas y gritaban el nombre del presidente electo.

Muchos de los seguidores también se acercaron a la Fuente de la Hispanidad, espacio de encuentro para celebrar partidos de la Selección Nacional, así como para realizar manifestaciones e inundaron con banderas rojas y amarillas del PAC las calles del centro de San José.

La algarabía de última hora contrasta con una jornada electoral que inició con calma, serenidad y silencio que era lo que reinaba en las avenidas capitalinas, que estuvieron prácticamente desiertas con motivo de las vacaciones de Semana Santa, pero el ambiente fue calentando poco a poco.

Primeros resultados

El candidato oficialista Carlos Alvarado ganó este domingo las elecciones de segunda ronda, así lo informó el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de Costa Rica al dar un primer informe de los resultados cerca de dos horas y media después del cierre de los centros electorales.

El candidato del evangélico Partido Restauración Nacional, Fabricio Alvarado (c), en compañía de su esposa Laura Moscoa (d), reconoce su derrota.

El presidente del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Luis Antonio Sobrado, leyó en una sesión solemne los primeros resultados con un primer corte con el 90.62 por ciento de las mesas escrutadas y un abstencionismo del 33.09 por ciento. Posteriormente, la cifra incrementó ligeramente, siempre a favor del oficialista.

El aspirante del evangélico conservador Partido Restauración Nacional, Fabricio Alvarado, obtuvo el 39.33 por ciento de losvotos.

Reconoce derrota

El predicador evangélico Fabricio Alvarado reconoció su derrota en el balotaje presidencial de este domingo en Costa Rica, tras conocer el resultado que dio la victoria a su rival, el exministro oficialista Carlos Alvarado.

“No ganamos las elecciones, pero podemos aceptar este resultado con la frente en alto”, dijo Fabricio Alvarado ante cientos de simpatizantes, a quienes dijo que había llamado a su contrincante para felicitarlo.

“Nunca pensemos que él (Carlos Alvarado) es el adversario, porque nuestros adversarios son la corrupción, la inseguridad, la ineficiencia, la vagabundería y la mediocridad, y todo eso es a lo que tenemos que derrotar desde donde quiera que estemos”, advirtió.

“Sintámonos confiados, respetemos el resultado porque hoy ganó la democracia, celebremos que somos ticos, que vivimos en un país grande y la oportunidad de poder vivir un proceso como este, y dejemos a un lado las rencillas porque esto es Costa Rica, es amor, paz y amistad”, añadió.

Jornada tranquila

Las mesas de votación instaladas en el territorio nacional fueron cerradas a las 18:00 hora local de este domingo tras 12 horas de jornada electoral, en la que el TSE reportó una buena afluencia de electores y ningún incidente de gravedad.

Tras el cierre, el ente electoral inició el recuento de votos y se estima que brinde los primeros resultados a las 20:00 hora local.

El tribunal informó que “no hay incidentes significativos” y que la jornada electoral transcurrió con absoluta normalidad, en un clima general de respeto y de tolerancia por la opinión de los demás.

El tribunal ha pedido mesura a los candidatos y los seguidores de ambos partidos para aceptar los resultados del proceso.

Tras un inicio frío de la jornada, con el paso de las horas el ambiente ha ido calentando con caravanas de vehículos y concentraciones de personas en algunos puntos del país, como la Fuente de la Hispanidad, en San José.