•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y el embajador de Estados Unidos, Luis Arreaga, pusieron hoy la primera piedra de un centro de reinserción para jóvenes en conflicto con la ley penal, en el mismo lugar donde hace más de un año murieron quemadas 41 niñas.

Este edificio, donde se implementará un nuevo modelo de gestión penitenciaria para que los jóvenes no regresen a las calles a delinquir, cuenta con el apoyo de Estados Unidos, que ha aportado unos 3 millones de dólares, además de capacitación o movilización.

Niñas marchan en Guatemala para recordar a menores muertas en incendio

El subsecretario de Reinserción y Resocialización de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, Francisco Molina, que dijo que todos merecen "una segunda oportunidad", aseveró que este nuevo centro tendrá educación, recreación, talleres de capacitación y herramientas para eliminar el tiempo de ocio y que los jóvenes aprovechen para formarse.

Además, se implementará un modelo para combatir el analfabetismo y en el que habrá "disciplina sin violencia", enfatizó sin hacer mención a las diversas denuncias que hubo en contra del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, que operaba en esas mismas instalaciones.

 Cinco funcionarios arrestados por muerte de 41 niñas en Guatemala

El 8 de marzo de 2017, 41 niñas murieron calcinadas encerradas en un aula pequeña bajo llave, donde originaron un incendio para protestar por las constantes violaciones físicas y psicológicas de las que fueron víctimas.

El presidente, que por primera vez que visitó el centro desde que se produjo la tragedia, acompañado por la primera dama, Patricia de Morales, no mencionó a las víctimas de ese incendio, las 41 niñas que murieron y las 15 heridas.

 Aplazan a marzo el debate de pruebas por la muerte de 41 niñas de Guatemala

En su discurso, solo dijo que hay que darles oportunidades a los adolescentes en conflicto con la ley porque esto va en beneficio de toda la sociedad y del país.

Se prevé que el modelo y el nuevo centro especializado, que podrá atender a unos 380 jóvenes que cumplen una pena por delitos cuando eran menores, esté listo el próximo diciembre.