•  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, agradeció hoy al Gobierno de México el apoyo brindado a tres bomberos hondureños que resultaron quemados el miércoles en un incendio forestal, para que se recuperen en aquel país.

"Expresé mi agradecimiento al Gobierno de México por su apoyo en la atención a nuestros tres héroes, sabemos que el alto honor de servir a nuestro país los acompañará siempre", indicó Hernández en un mensaje en la red social Twitter.

Los más de 800 incendios forestales de Guatemala calcinan 2.866 hectáreas

El gobernante se comunicó con autoridades de Defensa y la Marina de México para agradecer por su medio el apoyo de ese país, que envió un "jet" ambulancia para llevar hoy a uno de los tres bomberos que sufrió mayores quemaduras, mientras que los otros dos viajaron en un bimotor de la Fuerza Aérea Hondureña.

Hernández estuvo en la Base Aérea Hernán Acosta Mejía junto con familiares de los tres bomberos, de donde fueron llevados a la Ciudad de México para recibir asistencia en el Centro Nacional de Investigación de Adultos Quemados.

Seis mil hectáreas de tierras quemadas en Chontales

Los bomberos del percance son Ever Miguel Vásquez, de 21 años; Oscar Madrid, de 34, y Frank Obison Santos, de 31, quienes sufrieron quemaduras en más del 70 % de su cuerpo, según informes de los médicos que los atendieron en una sala especial del Hospital Escuela Universitario en Tegucigalpa.

En el mismo incendio forestal, que se registró en el sector conocido como La Montañita, cercano a Tegucigalpa, también murieron los bomberos Jorge Vargas y Felipe Varela, quienes fueron declarados "héroes" que dieron su vida en "el cumplimiento del deber" y ascendidos al grado póstumo de subteniente.

Un campesino provocó el infierno en Indio-Maíz

Entre 2006 y 2018 en Honduras han muerto al menos doce personas combatiendo incendios forestales.

En marzo de 2016 falleció la estudiante panameña de Agronomía María Carla Rivera, de 17 años, quien era alumna de la Universidad Agrícola Panamericana Zamorano, que se localiza 30 kilómetros al oriente de Tegucigalpa.

Rivera murió quemada cuando participaba en el combate de un incendio forestal en el cerro Uyuca, cercano a la Universidad Agrícola donde estudiaba.

En marzo de 2008, otra tragedia se registró en el cerro Upare, también en los alrededores de la capital hondureña, donde murieron calcinados nueve hondureños, cuatro miembros del Ejército y cinco empleados del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA).