•  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, continuó hoy con su acercamiento con partidos de oposición en busca de encontrar vías para agilizar el trámite de un proyecto de ley de reforma tributaria que pretende paliar el déficit fiscal.

El mandatario, quien asumió el cargo el pasado martes, sostuvo este jueves un encuentro en la Casa Presidencial con la bancada legislativa del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), cuarta fuerza con 9 diputados de los 57 que integran el Congreso.

El ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, encargado de conducir las relaciones con el Poder Legislativo, dijo en una conferencia de prensa que la cita con el PUSC fue "fructífera" y que se abordaron diversos temas, con especial énfasis en el déficit fiscal.

"Respetamos el derecho a enmienda de los diputados pero queremos que eso no impida que en las próximas fechas podamos tener aprobado el proyecto que el país necesita para generar la confianza en la sociedad costarricense y la comunidad internacional, sobre la voluntad del Gobierno en avanzar en el equilibrio y bajar poco a poco el déficit", afirmó Piza.

El ministro aseguró que el presidente Alvarado tiene "apertura para escuchar y tomar nota sobre las preocupaciones de los diputados".

Por su parte, el jefe de la bancada del PUSC, Erwen Masís, destacó la "conversación amplia" que los legisladores sostuvieron con el presidente, a quien le expresaron preocupación en materia del costo de la vida, infraestructura, el gasto público y políticas sociales.

"Hemos solicitado con respeto la implementación de los conceptos de austeridad y disciplina fiscal como mensaje claro a la ciudadanía para avanzar con el proyecto

La contención del gasto tendría que ser una prioridad", expresó Masís. El diputado socialcristiano reconoció que el Congreso debe avanzar "con celeridad" en la tramitación del proyecto de ley tributario, pero aclaró su partido impulsará cambios para que no se graven productos esenciales de la canasta básica.

Este proyecto fiscal, llamado Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, lo estudia el Congreso desde hace unos dos años y pretende reducir en cerca de dos puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) el déficit fiscal, que en 2017 cerró en el 6,2 por ciento del PIB.

La iniciativa tiene como punto principal la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa pero que ampliará la cantidad de productos y servicios por gravar.

El proyecto también contiene cambios en el impuesto sobre la renta, la renta de capital y reducciones y modificaciones en algunos pluses salariales del sector público.

El Gobierno se ha comprometido a que en el corto plazo el Ministerio de Hacienda presentará una estrategia para la contención del gasto.

El presidente Alvarado se reunió el miércoles con las bancadas del Partido Liberación Nacional (PLN) y del Partido Restauración Nacional (PRN), las dos principales con 17 y 14 diputados respectivamente, por encima de los 10 con los que cuenta el oficialista Partido Acción Ciudadana.