•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Panamá celebrará el próximo 2 de junio, por cuarto año consecutivo, el Gran Día Nacional de Reforestación, en el que voluntarios de todo el país tratarán de superar los 110.000 árboles plantados en la edición anterior, informaron hoy sus organizadores. La denominada "Alianza por el millón", una iniciativa público-privada que tiene como objetivo repoblar un millón de hectáreas desde 2015 hasta 2035, indicó en sus redes sociales que la jornada se celebrará en 38 puntos distintos de todo el país.

Primera planta de gas natural América Central será inaugurada en Panamá en agosto

En la jornada del año pasado, se plantaron un total de 113.772 árboles y 194 hectáreas, lo que supuso casi 40.000 árboles y 36 hectáreas más que en 2016, según los datos oficiales. La alianza medioambiental está impulsada por instituciones públicas como los Ministerios de Ambiente y Desarrollo Agropecuario, así como por compañías privadas, asociaciones ecologistas y la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP).

Canal de Panamá suma nuevo hito con el paso de un megacrucero de lujo

La Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON) calcula que cada año se pierden por la deforestación en Panamá cerca de 20.000 hectáreas y que en total hay 2 millones de hectáreas degradadas, de las cuales solo se ha recuperado el 14 %. Según un informe publicado por la ONU en 2014, la reducción de las masas forestales entre 1992 y 2012 supuso una pérdida de 3.700 millones de dólares para la economía panameña.

Panamá atrae a “los tiburones del fintech y las criptomonedas”

En dicho informe se explica que la contribución de los bosques a la economía de un país se puede medir a través del producto interior bruto (PIB), puesto que el sector forestal forma parte de una cadena de producción que directa o indirectamente incide en el sector agropecuario, industrial, de construcción y en las manufacturas. La provincia selvática de Darién, en la frontera con Colombia, y la comarca indígena Ngabé Buglé, en el Caribe panameño, son las más afectadas por la deforestación.