•  |
  •  |
  • EFE

El hondureño Sergio Neftalí Mejía-Duarte fue condenado hoy a cadena perpetua por un juez federal de Miami como líder de una red internacional de transporte de droga a gran escala que suministraba cocaína al cartel de Sinaloa, informó la Fiscalía del distrito sur de Florida.

En enero de este año, un jurado había hallado culpable a Mejía-Duarte de tráfico de cocaína y conspiración para introducir más de cinco kilos de esa droga en Estados Unidos. Sin embargo, el fiscal del distrito sur de Florida, Benjamin B. Greenberg, señaló hoy en un comunicado que de acuerdo con los testimonios y documentos presentados en el juicio se le considera responsable de haber traficado al menos 20.000 kilos de cocaína.

El hondureño de 41 años fue capturado en su país en agosto de 2017 y extraditado a EE.UU. Según un comunicado firmado por Greenberg y funcionarios del Departamento de Justicia y de la DEA (agencia antidrogas), durante el juicio quedó probado que Mejía Duarte dirigía una organización internacional de transporte de drogas a gran escala con base en Honduras y Guatemala.

El hondureño Sergio Neftalí Mejía-Duarte / Foto tomada de El Heraldo

Dicha organización formaba parte de una cadena de distribución en México y Estados Unidos de cocaína producida en Colombia.

Él y sus trabajadores recibían cargamentos de cocaína de varios cientos de kilos desde Colombia y Panamá, almacenaban la droga temporalmente en Honduras y Guatemala y luego la transportaban "generalmente al norte, incluyendo México", señala el comunicado.

Mejía-Duarte usaba lanchas rápidas, helicópteros y aviones para operar su ruta y mucha de la cocaína que transportaba, según testigos del juicio, iba a parar al cartel de Sinaloa, que lideraban Joaquín Guzmán Loera, el "Chapo", preso en EE.UU. a la espera de juicio, e Ismael Zambada, alias "Mayo", que está prófugo.

"La condena a cadena perpetua impuesta a Mejía-Duarte acaba con el reino de un traficante de drogas implacable", dijo el fiscal Greenberg. En el comunicado se señala que los Gobiernos de Honduras y Colombia ayudaron a que Mejía-Duarte pudiera ser condenado.