•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fiscalía panameña informó ayer que realizó nuevos allanamientos y formuló cargos por blanqueo de capitales a diez personas más en la investigación que sigue para determinar los nexos entre el bufete Mossack Fonseca, epicentro de los Papeles de Panamá, y la trama de corrupción brasileña Lava Jato.

“La Fiscalía Segunda Especializada contra la Delincuencia Organizada realizó nueve diligencias de allanamiento, nueve conducciones y las respectivas indagatorias a diez imputados, a quienes se les han formulado cargos por blanqueo de capitales”, explicó en un comunicado el Ministerio Público.

Las nuevas diligencias se realizan “dentro de las investigaciones que se adelantan por hechos que vinculan a una firma de abogados y al manejo de dinero de procedencia ilícita del extranjero, específicamente de Brasil”, apuntó la institución en referencia al bufete Mossack Fonseca.

La institución no especificó los lugares allanados ni tampoco las identidades de los nuevos imputados, pero dijo que “hasta la fecha se han podido ubicar ocho de las diez personas, por lo que con el apoyo de los estamentos de seguridad se pretende dar con el paradero de los dos imputados que no se encontraban en su domicilio”.

Hasta ahora, estaban imputados por este caso cuatro personas, entre ellas los socios fundadores del bufete, Jurgen Mossack y Ramón Fonseca Mora, quienes fueron detenidos en febrero de 2017 y pasaron cerca de cuatro meses en prisión preventiva.

“Organización criminal ”

El Ministerio Público los acusa de formar una “organización criminal” que ayudaba a lavar dinero en la trama Lava Jato, considerado el mayor caso de corrupción del país suramericano y por el que están encarceladas decenas de políticos brasileños, entre ellos, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

“El Ministerio Público desea reiterar su intención de cumplir con su mandato constitucional y legal de persecución del delito y reafirma que esta investigación es respaldada por la colaboración internacional del Ministerio Público Federal de la República Federativa de Brasil”, añadió la institución en el mismo comunicado.

El bufete, que se hizo mundialmente famoso hace dos años tras la publicación de los Papeles de Panamá, cerró todas sus oficinas el pasado marzo por falta de clientes.

La compañía explicó, en un comunicado al que tuvo acceso Acan-Efe en exclusiva, que “el deterioro reputacional, la campaña mediática, el cerco financiero y las actuaciones irregulares de algunas autoridades panameñas” le habían ocasionado un daño “irreparable”.