•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La condena de hasta 58 años de prisión a cuatro militares en situación de retiro, por la desaparición forzada de un menor de edad y la violación de su hermana, permitirá sanar las heridas del conflicto armado (1960-1996) de Guatemala, aseguró una fuente humanitaria.

La subdirectora del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Caldh), querellante en el caso conocido como Molina Theissen, Alejandra Castillo, dijo a periodistas: “la sentencia nos ha permitido conocer la verdad y luchar por la justicia para que las nuevas generaciones puedan conocer lo que pasó”.

El Tribunal de Mayor Riesgo C condenó esta madrugada a 58 años de prisión a los militares retirados Manuel Benedicto Lucas García, Hugo Ramiro Zaldaña y Manuel Antonio Callejas y 33 para Francisco Gordillo, y absolvió a Edilberto Letona.

Los hechos de 1981

Los cuatro fueron encontrados culpables de la desaparición forzada, el 6 de octubre de 1981, de Marco Antonio Molina Theissen y de las constantes violaciones a su hermana Emma Guadalupe.

Ella fue detenida el 27 de septiembre de ese año y trasladada a una instalación militar del departamento occidental de Quetzaltenango, donde fue sometida a crueles torturas y violaciones, pero el día 5 de octubre logró escapar.

Sin embargo, en represalia su hermano fue capturado en la capital y hasta ahora se desconoce su paradero.

Castillo expresó que la condena “permitirá continuar con el camino de justicia que nos permita tener una sociedad transformada” y que las víctimas puedan “sanar sus heridas y garantizar la no repetición de estos hechos en el país”.

“La sentencia de este caso nos da la posibilidad de poner en la discusión lo que fue la desaparición forzada” y también el delito de la violencia sexual que “se utilizó como una arma de guerra” durante el conflicto armado, dijo.

Enfatizó que esta condena “repara la verdad de Emma y de las sobrevivientes de violencia sexual durante la guerra” “Esto -la sentencia- nos dice que sí se puede tener justicia en este tipo de casos y que sí se puede buscar la memoria de la verdad y la justicia, y sí podemos garantizar la no repetición de estas violaciones a los derechos humanos a través de una justicia independiente”, sostuvo.