•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) arrestaron hoy en las cercanías del Mercado Central, en San Salvador, a tres mujeres con más de 1.470 dólares en efectivo, supuestamente producto de la extorsión, informó el cuerpo de seguridad.

Por el momento, dijo la fuente, "se presume que ellas podrían ser las encargadas de exigir dinero a comerciantes del Mercado Central y sus alrededores", indicó.

Las mujeres fueron identificadas como Clara Cristina Santos Palacios, de 58 años, Jenifer Campos López, de 26 años, y Johana Rosalin Bonilla, de 40 años, señaló.

La Policía detalló en un comunicado que a Santos Palacios le fueron incautados 1.124,96 dólares, a Campos López le decomisaron más de 156 dólares y a Bonilla 190 dólares.

Las detenidas serán remitidas a los tribunales correspondientes para que se inicie un proceso penal en su contra por el delito de receptación, agregó la fuente.

Policía detiene a tres pandilleros

Agentes de la Sección Táctica Operativa de la Policía capturaron hoy a tres miembros de pandilla, entre ellos un menor de edad, a quienes les decomisaron un fusil, un revólver y droga, informó el cuerpo de seguridad.

Los pandilleros fueron detenidos en el cantón Guacita, en el municipio de San Ildefonso, a unos 84 kilómetros al este de la capital de El Salvador.

La Policía identificó a los capturados como Arturo Hernández Ventura, José Dimas Guevara Saravia y un menor de 18 años, a quienes se les decomisó un fusil, un revólver, droga, chalecos antibala y unos binoculares.

Los tres detenidos serán remitidos a los tribunales correspondientes para se inicie un proceso penal en su contra por los delitos de por el delito de posesión y tenencia de armas de guerra, agregó la corporación policial.

El Salvador es asediado por la pandilla Mara Salvatrucha (MS13), que Estados Unidos busca erradicar, el Barrio 18 y otras pandillas minoritarias que poseen más de 600 grupos en todo el país y a las cuales el Gobierno atribuye la mayoría de los crímenes.

Las autoridades acusan a las pandillas de mantener los altos índices de asesinatos que sitúan al país como uno de los más violentos del mundo, con tasas de 103 y 81,7 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2015 y 2016, respectivamente.