•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Unos 50.000 militantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) eligen hoy a puertas cerradas, entre dos miembros de la exguerrilla, al que será su candidato a las elecciones presidenciales, que se celebrarán el 3 de febrero de 2019.

Hugo y Gersón, ambos de apellido Martínez y con un perfil muy diferente, compiten en una batalla en la que ninguno se postula como claro favorito, y cuyo resultado se conocerá esta noche, después del cierre de las mesas de votación, que abrieron poco después de las 08:00 hora local (14:00 GMT).

Los periodistas solo tendrán acceso a hacer fotografías de los candidatos votando y luego esperar al anuncio oficial en la noche, de acuerdo con la dinámica establecida por el FMLN.

Los precandidatos presidenciales por el FMLN, Hugo Martínez (d), canciller del país, y Gersón Martínez (i), exministro de Obras Públicas, saludan a partidarios en San Salvador. EFE/END

Por su parte, los militantes que se encuentran residiendo en el exterior ya pudieron empezar a votar ayer, sábado, y tienen la posibilidad de continuar haciéndolo este domingo hasta las 16:00 hora local (22:00 GMT) de los diferentes países en los que viven.

Con las elecciones internas, el FMLN busca reponerse de la debacle sufrida el pasado 4 de marzo en las elecciones legislativas y municipales, en las que la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) arrebató al oficialista diputados y alcaldes en diversas localidades.

Hugo Martínez fue ministro de Relaciones Exteriores en los dos Gobiernos del FMLN, partido oficialista desde el año 2009, cuando Mauricio Funes ganó la Presidencia, pasando el testigo en 2014 al actual mandatario, Salvador Sáchez Cerén.

Partidarios del FMLN en El Salvador. EFE/END

El canciller dejó su puesto, al que podría regresar en caso de no resultar ganador en las internas, el pasado mes de abril para competir con Gerson Martínez para encabezar la candidatura del FMLN en las elecciones gubernamentales.

Gerson Martínez anunció su renuncia al Ministerio de Obras Públicas (MOP), que encabezó también desde que Funes subiera el poder en 2009, misión que continuó de la mano de Salvador Sánchez Cerén.

El FMLN, en la oposición durante 25 años en los que gobernó Arena, buscar revalidar el triunfo logrado con Funes, quien pasó el testigo al actual presidente, y deshacerse de la imagen que dejó el histórico partido en las elecciones de marzo, en las que se vio seriamente debilitado.