•  |
  •  |
  • EFE

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) anunció hoy el inicio del último periodo de renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los hondureños beneficiarios de ese programa, cancelado en mayo por el presidente estadounidense, Donald Trump.

El USCIS señaló en un comunicado que el plazo para la reinscripción a este alivio migratorio para los nacionales de Honduras se abrió hoy y terminará el próximo 28 de agosto.

El Gobierno estadounidense puso fin al TPS para Honduras el pasado 4 de mayo y dio un margen de 18 meses a sus 55.000 beneficiarios para que regresen a su país o busquen otra vía para regularizar su situación migratoria.

En caso de poder completar el proceso de reinscripción que empieza hoy, los hondureños podrán quedarse legalmente en el país estadounidense hasta el 5 de enero de 2020.

En 1999, el entonces presidente Bill Clinton (1993-2001) otorgó el TPS a los hondureños que ya estaban en Estados Unidos debido a la destrucción causada por el huracán Mitch.

El Departamento de Seguridad Nacional decidió acabar en mayo con esa protección para Honduras después de haber evaluado las condiciones sobre el terreno y haber concluido que las circunstancias que provocaron su designación ya no están presentes y, por tanto, debe expirar ese permiso.

La cancelación de ese programa despertó recelos entre el Gobierno hondureño y el propio presidente de ese país centroamericano, Juan Orlando Hernández, calificó el movimiento de Trump de "duro golpe" a sus compatriotas

En los últimos meses, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, ha acabado con el TPS para 195.000 salvadoreños, 50.000 haitianos y 9.000 nepalíes, entre otros, grupos a los que ha dado entre 12 y 18 meses para que regresen a su país o preparen alguna forma para cambiar su estatus migratorio.

El único país que ha logrado una extensión del TPS es Siria, debido a la persistencia del conflicto armado.

Con 55.000 beneficiarios, Honduras es el segundo país con más amparados por el TPS, por debajo de El Salvador, y más de la mitad (63 %) han vivido en Estados Unidos durante al menos 20 años, según un informe del Centro para los Estudios sobre la Migración, un centro de pensamiento no partidista.