•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un juez hondureño dictó hoy prisión preventiva a seis soldados de la Fuerza Naval de Honduras por el extravío de cinco fusiles M-16, por lo que fueron acusados en junio, informó una fuente judicial.

Los seis soldados guardarán prisión por orden de un juez de la ciudad puerto de Trujillo, en el Caribe de Honduras, por los delitos de "hurto agravado de arma de fuego de uso prohibido, violación de los deberes de los funcionarios y encubrimiento", agregó el informante.

Lea: Buque Escuela Eagle de Estados Unidos abre puertas a civiles en Caribe de Honduras

Los acusados son Kevin David Romero Núñez, Carlos Adrián Mejía Ulloa, Denis Samir Mendoza Ortiz, Kevin Joel Martínez Zelaya, Hever José Reyes y Jonathan Leroy García Sevilla.

Las armas de fuego M-16 son de uso restringido para particulares. Foto: Cortesía / END.El 26 de junio la Fiscalía General del Estado presentó un requerimiento contra los seis elementos de la Fuerza Naval, quienes cuando se extraviaron los fusiles estaban asignados a la Base Naval de Puerto Castilla, departamento de Colón, en el Caribe hondureño.

Según diligencias de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y la Policía Preventiva, la Base Naval de Puerto Castilla era la encargada de "custodiar un inmueble en el barrio Los Pescadores contiguo a la playa en Trujillo".

 Lea más: OMC rechaza queja de Cuba y Honduras contra empaquetado genérico de Australia

Para la custodia a los soldados les asignaron los cinco fusiles, pero según informaron las autoridades de la Base Naval de Puerto Castilla el 22 de junio, las armas fueron sustraídas.

"Uno de los deberes (de los militares) era cuidar las instalaciones y cuidar las armas asignadas. El encargado del destacamento en esas cabañas no da razón de cómo fueron sustraídos eso fusiles y por quién", señaló en su requerimiento el Ministerio Público.

Agentes de la DPI constataron mediante una inspección que "ninguna puerta o ventana" del inmueble "fue violentada" y que los infantes de marina cumplían turno cada tres horas.

 Además: Inversión extranjera directa en Honduras crece 2.2%

Además, los agentes de investigación confirmaron que en las instalaciones permanecían otros dos soldados que no estaban autorizados por la Base Naval.

Uno de ellos era Jonathan Leroy García Sevilla, quien llevaba cuatro días de permanecer en las instalaciones, pese a que estaba de vacaciones, agregó.

El otro soldado naval fue identificado como Cristian Javier Molina, quien fue destituido de la institución en junio de 2017, por causas no precisadas, pero permanecía en ese destacamento porque el encargado autorizó su estadía.