•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El volcán de Fuego, que el pasado 3 de junio registró una violenta erupción que se saldó con al menos 113 muertos, mantiene hoy explosiones débiles y abundante desgasificación.

Según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), la actividad del coloso, ubicado a unos 50 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca, genera constantes avalanchas en dirección a las barrancas Seca, Ceniza y Las Lajas. Además, debido a las lluvias, por la tarde y en horas de la noche pueden ocurrir lahares hacia esas barrancas, además de Taniluyá y Mineral.

La potente erupción del volcán dejó, además de los 113 muertos, 319 desaparecidos y más de 1,7 millones de afectados en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango.

Mientras, el volcán de Pacaya, situado en el municipio de San Vicente Pacaya, en el departamento sureño de Escuintla, expulsa gases y tiene un flujo de lava que alcanza los 100 metros de longitud en el área norte.

El cono mantiene vibración interna debido al ascenso de magma, dijo el ente científico. También el volcán Santiaguito, en el departamento occidental de Quetzaltenango, ha registrado este jueves explosiones débiles y moderadas.

En este cono se observa una columna de ceniza a 2.900 metros de altura sobre el nivel del mar que se dispersa hacia el oeste.

Estos son los tres volcanes más activos de los 32 que tiene Guatemala.