•  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades costarricenses informaron hoy que comenzaron las labores de limpieza en las rutas nacionales que fueron afectadas por las fuertes lluvias, para poder habilitar el paso.

El Consejo Nacional de Vialidad indicó que en la ruta nacional 32 que conduce a Limón (Caribe) los trabajos han permitido liberar a los vehículos y las personas que estaban atrapados en la vía por los deslizamientos. Sin embargo, el paso hacia la ruta continúa cerrado. La maquinaria se mantiene concentrada en remover el material que cayó en los kilómetros 18,21, 29,35 y 39 de la carretera.

"Nosotros calculamos que entre los dos sectores a la hora que se hizo la movilización podemos estar llegando a las 450 personas rescatadas que estaban en los vehículos que quedaron atrapados (...) Se hizo el mayor esfuerzo para sacarlos temprano", afirmó el director de Emergencias del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, David Meléndez.

Las autoridades además informaron que la ruta nacional 2 que comunica San José con Pérez Zeledón (zona sur) ya se encuentra habilitada, pero con paso regulado mientras trabaja la maquinaria.

Según el reporte de los ingenieros del Consejo Nacional de Vialidad, en otros puntos del Caribe, como es el caso de la Ruta Nacional 801 Bribrí - Suretka, o B-line, es necesario esperar que los niveles del agua bajen para poder realizar la inspección de la vía y determinar si es posible y seguro transitar por el sitio.

El acceso al cantón de Matina, en la provincia de Limón también se encuentra cerrado debido a las inundaciones. La directora de Gestión de Riesgo de la Comisión Nacional de Emergencias, Lorena Romero, dijo en conferencia de prensa que todavía se encuentran trabajando en las comunidades más afectadas del Caribe y la zona norte donde se han reportado más 400 incidentes.

La Comisión declaró el pasado sábado una alerta amarilla (preventiva) por lluvias en los cantones de Limón centro, Siquirres, Matina, Talamanca, en la provincia de Limón (Caribe); Turrialba, Jiménez y Alvarado de la provincia de Cartago (centro); y Sarapiquí y San Isidro de la provincia de Heredia (norte).

Además, declararon una alerta verde (informativa) en los cantones de Guácimo y Pococí, en el Caribe, así como en la zona norte y el Valle Central. Las lluvias dejaron cientos de comunidades inundadas así como un conductor fallecido luego de que un deslizamiento cayera sobre su camión.