•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La defensa de Ricardo Martinelli pidió hoy que se realicen correcciones a la acusación contra el expresidente panameño por las supuestas interceptaciones ilegales durante su mandato (2009-2014) a más de un centenar de personas, en la reanudación de la audiencia de fase intermedia o acusación.

"La defensa quiere que se corrija" una serie de detalles en "cuanto a la modalidad" de los supuestos delitos o "la técnica de identificar a cada uno de los testigos" que se citan en la acusación, entre otros, "para saber entonces de qué me defiendo", dijo el abogado Sydney Sittón este lunes.

La acusación presentada por el magistrado fiscal, Harry Díaz, el 9 de octubre de 2015 y sustentada el pasado 9 de julio, "no cumple con la técnica de identificar a cada uno de los testigos y qué hechos pretende probar y sobre qué se le va a interrogar", afirmó.

Entre los muchos argumentos presentados por Sittón está que en "ninguna de las pruebas documentales fue explicado el propósito" de las mismas, por lo que pidió que sean "corregidas esas situaciones".

Ricardo Martinelli

Tampoco hay en la acusación una "relación precisa y circunstanciada" de en "qué momento de entre 2012 y 2014" supuestamente el presidente Martinelli ordenó las interceptaciones ni "qué funcionario había recibido" esa presunta instrucción.

En la acusación "no hay hechos referentes al delito contra la administración pública" que se imputa a Martinelli, dijo Sittón.

Lea además: El Supremo de Panamá no admite amparo constitucional a favor de Martinelli

El defensor pidió además que se acreditara la "experticia" de peritos informáticos citados por la Fiscalía en esta causa de las interceptaciones ilegales de las comunicaciones a más de un centenar de políticos, empresarios, dirigentes sociales y gremiales.

La defensa de Martinelli pidió que se realicen correcciones a la acusación contra el expresidente panameño por las supuestas interceptaciones ilegales durante su mandato (2009-2014) a más de un centenar de personas, en la reanudación de la audiencia de fase intermedia o acusación.

El juez de Garantías, Jerónimo Mejía, suspendió hasta el próximo 24 de julio la audiencia, para que el fiscal Díaz y la acusación autónoma (particular) analicen y respondan a las fallas formales en el escrito de acusación alegadas por la defensa.

El juez de Garantías resaltó que la defensa ha sido "puntual" en las observaciones que hizo sobre los defectos de forma alegados, y que espera que el fiscal sea igualmente específico en su respuesta.

Le puede interesar: Una doméstica y TV con servicio de cable: pedidos de Martinelli en la cárcel

Este lunes se reanudó la audiencia de fase intermedia o acusación, iniciada el pasado 25 de junio, en la que se enumeran y valoran toda la gama de pruebas periciales, documentales y basadas en testimonios que deben ser presentadas en el juicio oral, al que se debe llamar al concluir esta diligencia.

En esta fase intermedia el magistrado fiscal pidió ir a juicio oral y sustentó el escrito de acusación presentado en octubre de 2015.

En ese escrito Díaz pide para Martinelli 4 años de cárcel por el delito de interceptación de telecomunicaciones sin autorización judicial; 4 por persecución y vigilancia no autorizadas; 10 por peculado por sustracción o malversación; y 3 años por peculado de uso.

Lea: Supremo retomará mañana audiencia de acusación contra Martinelli por escuchas

La audiencia, que se ha realizado intermitentemente, fue nuevamente suspendida el pasado día 9 debido a que Martinelli, preso en una cárcel de mínima seguridad, fue hospitalizado, por segunda vez, por sus problemas crónicos de hipertensión y los médicos le recetaron descanso por 48 horas.

El exgobernante también fue hospitalizado por una crisis de hipertensión el pasado 11 de junio, el mismo día que fue entregado a las autoridades panameñas por Estados Unidos, donde estuvo preso un año en razón del pedido de un extradición por el caso de las escuchas ilegales.

Martinelli se fue de Panamá el 28 de enero de 2015, el mismo día que le fue abierta la primera de cerca de 10 causas penales por el Supremo, aunque solo podrá ser procesado por las interceptaciones ilegales a cerca de un centenar de personas.

Ello porque fue extraditado por Estados Unidos, donde finalmente renunció a una ardua batalla legal en un intento por impedir su entrega a Panamá, bajo el principio de especialidad previsto en un tratado bilateral sobre la materia vigentes desde 1905.