•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Honduras concedió hoy asueto laboral a la mayoría de los 180.000 empleados públicos por el paro del transporte urbano y de taxis, que cumple este viernes su segundo día en exigencia a una reducción del precio de los combustibles.

La medida beneficia a empleados de la Administración Pública, Centralizada, Descentralizada y Desconcentrada del Estado, indicó un comunicado de la Secretaria de Gobernación, Justicia y Descentralización.

"Como consecuencia de los actos vandálicos que se suscitaron el jueves 19 de julio y esperando se normalice la convivencia ciudadana, se concede asueto este viernes a todos los funcionarios y empleados (...) del Estado", se precisa en el boletín.

Le puede interesar: Suspenden clases en escuelas y universidad hondureña por paro de transporte

Sin embargo, señala excepciones para instituciones que brindan servicios públicos, defensa nacional, seguridad, salud y emergencias, entes vitales para la población.

En Tegucigalpa, muchos empleados han tenido que caminar este viernes también largas distancias para llegar al trabajo por la falta del transporte y el bloqueo de varias carreteras

El paro se inició parcialmente el jueves en Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes del país, pero gradualmente se fue extendiendo a otras zonas del país, obstaculizando la circulación de vehículos particulares, el transporte de carga y el servicio interurbano.

Los transportistas, que primero exigían un incremento a la tarifa del servicio, ahora con las nuevas negociaciones con el Gobierno se han enfocado en pedir una reducción del precio de los combustibles para abaratar los costos a los que se enfrentan.

Lea: Transportistas de Honduras en paro parcial exigiendo rebaja de combustibles
Lea: Hondureños protestan por explotación minera en cementerio

Directivos del transporte atendieron el jueves un llamado oficial para continuar con las negociaciones, pero no lograron un acuerdo para suspender el paro, que hoy cumple su segundo día, y exigen una rebaja de 23 lempiras (95 centavos de dólar) al galón (3,8 litros) de los combustibles.

Transportistas del servicio urbano e interurbano, lo mismo que de taxis, comenzaron un paro, que no ha sido general, exigiendo una rebaja de 23 lempiras (unos 95 centavos de dólar) al galón (3,8 litros) de combustible, luego de no lograr un acuerdo de tarifas con las autoridades del Gobierno.

En Tegucigalpa, muchos empleados han tenido que caminar este viernes también largas distancias para llegar al trabajo por la falta del transporte y el bloqueo de varias carreteras, según imágenes divulgadas por medios locales de prensa.

Estudiantes de centros educativos públicos y privados y de algunas universidades, entre ellas la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), la principal del país, están desde la tarde del jueves sin clases como consecuencia del paro de los transportistas.