•  |
  •  |
  • EFE

Tara es el dios del trueno en la cultura indígena bribri de Costa Rica, quien con una cerbatana lanzaba esferas de piedra a los serkes (dioses de los vientos y los huracanes), para alejarlos, una historia que está siendo recreada por un laboratorio de animación digital.

Un grupo de científicos y estudiantes del PRIS-Lab, un novedoso laboratorio de inteligencia, innovación y tecnología ubicado en la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la estatal Universidad de Costa Rica (UCR), es el que tiene a cargo la recreación de Tara.

El proyecto busca promover la cultura costarricense por medio de la animación de personajes virtuales a partir de un sistema de captura de movimiento. El laboratorio cuenta con 16 cámaras de alta resolución, cuya función es grabar a un actor que tiene marcadores en sus articulaciones, los cuales reciben una señal de las cámaras y las devuelve, generando un modelo matemático en tiempo real.

A partir de esta técnica, y con inspiración en elementos del Museo del Jade propios de la cultura bribri, el grupo a cargo creó una historia audiovisual basada en el dios Tara.

"El desarrollo de esta historia puede servir para promover la cultura costarricense, con personajes heroicos que también lleven nuestra cultura a otras latitudes del planeta. Pienso que es algo en lo que estamos colaborando también desde la tecnología", manifestó a Acan-Efe el coordinador del PRIS-Lab, Francisco Siles.

Este laboratorio, fundado en 2012 por Siles, contempla la visión de poder ser un agente de cambio que contribuya a solucionar por medio de la ciencia y la tecnología, problemas complejos de la sociedad. Para hacerlo, utiliza el reconocimiento de patrones y los sistemas inteligentes, mismos que se le dan sentido a su nombre: Pattern Recognition and Intelligent System Laboratory (PRIS-Lab, por sus siglas en inglés).

"Dado que los humanos han demostrado mucha capacidad para resolver varios problemas, con sus sentidos, percepción y cognición, es cómo podemos aprovecharnos de estas capacidades humanas para programarlas en una plataforma computacional que resuelva un problema de manera concreta y puntual", explicó el coordinador. Pero este laboratorio va más allá de la animación digital, también tiene funciones como las de rastrear células cancerígenas o registrar los movimientos de jugadores de fútbol.

El PRIS-Lab tiene como objetivos crear investigación científica de calidad, darle la mejor formación a nuevos estudiantes en esta área de estudio y la innovación y transferencia tecnológica.

El Laboratorio tiene cinco áreas de investigación: análisis deportivo, biocomputación, movimiento humano, robótica cognitiva y computación científica.

Cada una cuenta también con un equipo de trabajo específico que desarrolla los diferentes proyectos e ideas, en un laboratorio donde colaboran cerca de 90 personas entre profesionales y estudiantes. En Biocomputación se trabaja en proyectos como determinar cuál quimioterapia es ideal para un paciente con cáncer basado en su código genético, estudiar el comportamiento de células afectadas por enfermedades y la detección de virus.

El área de Análisis Deportivo busca extraer de forma automática las tácticas y estrategias del deporte. Reconstruye la escena del juego en 3D a partir de puntos rastreados y clasifica las jugadas en sus diversos tipos, lo que permite conocer la serie de acciones realizadas por cada equipo y clasificar las estrategias.

En Movimiento Humano el propósito es analizar tridimensionalmente las características propias de la movilidad humana. Este laboratorio cuenta también con unos robots humanoides llamados NAO, que se usan en el área de robótica cognitiva, la cual busca la creación de sistemas inteligentes para permitir a robots razonar sobre su entorno y resolver problemas complejos. Siles comentó que este laboratorio busca desde crear soluciones para que personas con una discapacidad de movilidad pueda volver a realizar acciones por medio de un robot, hasta promover la cultura costarricense mediante animación digital, como el ejemplo del dios Tara.

"Debemos seguir averiguando por qué pasan las cosas. Eso va a mejorar la calidad de vida de las personas, a crear nuevos trabajos, industrias y posibilidades para que las personas se desarrollen", concluyó.